Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PACIFISMO

La guerra interminable

Pere Cervantes narra en La espía de cristal una historia antibelicista con mucho periodismo de guerra

Pere Cervantes. PLANETA

Lo olvidamos una y otra vez, recuerda Pere Cervantes, «por ello volvemos a caer en el barro de la guerra cuando menos lo esperamos, a pesar de lo vivido en la vieja Europa. Y es que no hay mayor desgracia para un ser humano que sufrir en la propia piel y en el alma los efectos devastadores de una guerra. Porque estas no se terminan cuando dicen las hemerotecas ni los libros de historia, estas permanecen hasta que desaparece de la faz de la tierra la última víctima que las padeció».

Todo ello lo aprendió en sus «más de dos años y medio en los Balcanes, en el conflicto de Bosnia y en especial en el de Kosovo. Allí pude ver como en apenas unos meses de combate se produjeron heridas eternas. Más de mil ochocientos desaparecidos, todavía a día de hoy, y 20.000 violaciones sin esclarecer. Le debía una novela a esa tierra intermitentemente hostil y sin embargo cálida y agradecida. Por tal motivo escribí La espía de cristal, una novela antibelicista donde gracias a la narración de una historia de amor envuelta de espionaje y de mucho periodismo de guerra, me serví de tal artefacto para regresar a esa memoria histórica y reciente que tendemos a apartar de nuestras conciencias con el consecuente peligro que ello acarrea».

La espía de cristal arranca con la desaparición repentina en el año 2019 de su personaje principal, Taibe Shala, «una periodista e intérprete albanesa que esconde, bajo la apariencia de una madre soltera entregada al gobierno albanokosovar, una intrépida espía. A su búsqueda se dedicarán un examante al que no consigue olvidar, Manu Pancorbo, y su compañera de fatigas, la fotógrafa de conflictos armados Olga Balcells, entregada a su trabajo aunque atormentada por los efectos devastadores que el mismo acarrea. En esa búsqueda de Taibe Shala en el país más joven de Europa (aunque algunas naciones como España no reconozcan a Kosovo como tal), conoceremos con detalle cómo se convierte en feudo del crimen una determinada región tras el paso de una guerra, así como el tiempo que cuesta volver a recuperar una vida normal a pesar de haber transcurrido poco más de dos décadas desde que Yugoslavia saltó por los aires».

PERE CERVANTES. La espía de cristal. Destino, 480 páginas, 29,90 €.

PERE CERVANTES. La espía de cristal. Destino, 480 páginas, 29,90 €.

En paralelo a la trama principal, «se cuenta la relación entre Manu Pancorbo y Taibe Shala en 1999, cuando él era un reportero de guerra recién llegado a Pristina, capital de Kosovo, y Taibe Shala una víctima directa de la guerra que se hizo con un empleo de intérprete en las Naciones Unidas para salir adelante. En definitiva, una historia de amor sobre la alfombra de una narrativa cuidada y directa, sin más intención que la de gritar en nombre de aquellas mujeres que no tuvieron la oportunidad de hacerlo. Soy de los que creo que confundir el cierre de las heridas con el olvido es una de las mayores aberraciones que pueden cometerse sobre las víctimas de una guerra».

Compartir el artículo

stats