Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cómic

La casa de las diagonales

Más allá de las tradicionales grandes casas, siempre ha existido una constelación de pequeñas editoriales. Ahora Internet nos permite echar un vistazo a sus productos

La casa de las diagonales

La red está llena de recursos muy jugosos para los aficionados al cómic. Como Heritage (www.ha.com), una casa de subastas donde se puede disfrutar contemplando originales con todo detalle. Si no nos basta con esto se puede pasar por Comic Art Fans (www.comicartfans.com), donde los mejores coleccionistas del mundo presumen de sus piezas. Horas de diversión garantizada. Si buscan información sobre quién dibujó qué, Grand Comics Database (www.comics.org) es su página, una organización que de manera altruista se dedica a vaciar comics y descargar los datos en ese maravilloso lugar. Y, por supuesto, si además quieren leer tebeos, el Digital Comic Museum (www.digitalcomicmuseum.com) asegura lecturas prácticamente interminables de los mejores clásicos. Han escaneado comics antiguos, que pueden leerse con cualquier programa tipo cbr. No busquen a las grandes. Marvel, DC o EC siguen reeditando sus primeros comics así que retienen los derechos y se aseguran de que revisarlos pase necesariamente por sus recopilatorios. Pero casi todo lo demás está ahí: Ajax-Farrell, ACG, Avon, Charlton, Chesler, Dell, Fawcett, Fox, Harvey o Fiction.

Hoy me detendré en esta última. Mitch Maglio les dedicó un interesante volumen hace años, donde se incluían buenas reproducciones de originales, algunas historias completas y abundante información sobre la editorial y sus autores. Como suele ocurrir con todas las pequeñas, las noticias nos llegan a través de sus colaboradores. El estudio Iger & Eisner facturó muchas aventuras para Fiction, algunas con dibujos del gran Lou Fine. Kubert también dibujó una historia de ciencia-ficción para ellos donde incluyó la que posiblemente fuera su primera vertical a todo lo alto de la plancha. Cometió el error de colocarla a la derecha.

El desplazamiento del pulp a los comics se produjo de manera natural en muchas compañías. Si el pulp dominó las primeras décadas del siglo XX, hacia los años treinta muchas casas empezaron a sustituir sus novelitas por comics. Así que no extraña que años después algunos héroes pulp, como Tarzán, Conan, La Sombra o Doc Savage, volvieran a aparecer en viñetas. Fiction House, fiel a su herencia pulp, publicó comics que continuaron con sus temas de siempre, de la ciencia ficción al western pasando por las aventuras con chicas ligeras de ropa, un terreno donde destacaron. Sus revistas más conocidas fueron Jungle, Jumbo, Wings, Planet, Fight y Rangers, todas con el «Comics» detrás. Admitieron como colaboradores a varios afroamericanos, algo no tan habitual en los cuarenta. Autores cuya obra se reivindica en la actualidad como es el caso de Matt Baker, y otros no tan mencionados como Alvin Hollyngsworth. Más importante aún, el reclutamiento de muchos artistas a causa de la IIGM facilitó la incorporación de un numeroso grupo de autoras, algunas europeas que huían de Hitler. Como Audrey Blum, Nina Albright, Ruth Atkinson, Ann Brewster, Lina Buffolente, Fran Hopper o Lily Renée que, con más de cien años, sigue viva en la actualidad. La abundancia de mujeres ayuda a entender la gran presencia de heroínas en papeles protagonistas en los comics de Fiction. Por supuesto, además deben sumarse los nombres de todos aquellos creadores que jugaron un papel relevante en la editorial y luego continuaron su carrera en otras casas. Tipos con tanto talento como Nick Cardy, George Evans, Al Feldstein, Lee Elias, Bob Lubbers o Joseph Doolin, a quien se dedica un merecido homenaje al final del volumen.

Un último apunte sobre Fiction y la peculiar estructura de sus páginas. Alrededor de los cuarenta hay cierta fiebre decorativa que facilita la aparición de viñetas inclinadas, redondas y una distribución que evita la habitual regularidad horizontal-vertical. Lo vemos en las planchas de Kirby y Simon y también en otros autores. Pero es un fenómeno muy limitado en el tiempo. Excepto en el caso de Fiction. Ellos siguieron inclinando sus distribuciones. Repasar los números de Wings Comics de los cincuenta depara innumerables sorpresas, por lo avanzado y dinámico de sus diseños. Solo por eso los chicos de Fiction ya se merecen un espacio en la historia del comic.

Compartir el artículo

stats