Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ENSAYO

Corrección política: ¿Qué está pasando?

Fernando Vallespín alerta en ‘La sociedad de la intolerancia’ de la muerte por ahogamiento de la democracia liberal

Fernando Vallespín. EL PERIÓDICO

Asombran las conquistas del conocimiento científico, las tecnologías maravillosas que se inventan cada día, el despliegue de la actividad económica, el hormigueo planetario del comercio, el turismo o las migraciones y la creatividad en todas las facetas de la vida que es capaz de exhibir el género humano. Este cúmulo de sucesos nos provoca la sensación de que estamos entrando en un mundo sin límites físicos ni mentales, de posibilidades infinitas. Solo nos contraemos a nuestra frágil circunstancia existencial cuando se desata la fuerza de la naturaleza, nos impacta un golpe terrorista, la maldad más sofisticada nos deja absortos o nos ataca un virus dañino. Un repaso de las novedades que estamos produciendo y descubriendo las generaciones vivas, muchas de ellas sin previa espera, causaría fatiga. Aún así, la mayor sorpresa es la que nos estamos llevando con nosotros mismos. Los cambios se introducen en nuestras vidas a tal velocidad que no nos da tiempo para meditar sobre sus consecuencias. Por lo general, los recibimos con un saludo en nombre del progreso y el bienestar, y nos despreocupamos de todo lo demás. Poco a poco, sin embargo, vamos cayendo en la cuenta de que estamos sufriendo un gran trastorno. Dando un triple salto en el vacío, aquellos que se deleitan en observar el panorama con ánimo pesimista especulan con el futuro de la civilización e incluso siembran dudas sobre el destino de la especie.

Fernando Vallespín presidió un día el hoy maldito CIS, ha firmado obras importantes de teoría política y acaba de publicar, ampliado, su discurso de ingreso en la Academia de Ciencias Morales y Políticas, que dedicó al gran Hobbes. En este libro demuestra su perspicacia para detectar en la superficie de las cosas señales de las corrientes profundas que remueven a las sociedades. En este breve ensayo ofrece una descripción resumida de los fenómenos, tendencias y paradojas que marcan la pauta en el momento actual y hace un primer balance de los efectos visibles. Hasta aquí han llegado los científicos sociales y los filósofos más aplicados en la tarea de desvelar lo que está ocurriendo. Resulta tan desconcertante el regreso a la tribu, la sensibilidad extrema hacia la identidad, la corrección política, la cancelación, la ambigüedad woke, y la intolerancia por doquier en una sociedad con un excedente enorme de información, volcada en elevar su nivel educativo y que presume de cosmopolita, que quizá sea demasiado pronto para atribuir un significado histórico preciso a cuanto ocurre. Empezamos a ver con más claridad lo que nos pasa, en parte gracias a libros como este, pero la vida se nos complica y no sabemos adónde nos lleva todo esto. Mirando al futuro, ¿qué pensar del hecho de que en Estados Unidos una mitad de los votantes republicanos se obstinaran en creer contra la abrumadora evidencia de los datos contrastados que Trump había ganado las elecciones?

FERNANDO VALLESPÍN. La sociedad de la intolerancia. Galaxia Gutenberg, 172 páginas, 19€.

FERNANDO VALLESPÍN. La sociedad de la intolerancia. Galaxia Gutenberg, 172 páginas, 19€.

El libro de Vallespín es muy oportuno en España. Acaba diciendo que vivimos en medio de la confusión y que el tráfico de las redes y los vicios que se adquieren en ellas no permiten luego una conversación pública saludable. La conclusión puede resultar algo decepcionante a los lectores más exigentes, pero el texto está enriquecido con la literatura de última hora sobre la cuestión y es un buen despertador para aquellos que duermen tranquilos dando por supuesto que no hay naufragio posible de la democracia liberal, cuando lo cierto, como bien dice Vallespín, es que entre populistas, identitarios y tecnócratas la están ahogando ante una indiferencia general (“musulmana”, diría Indalecio Prieto), pero mejor borrar este entrecomado.

Compartir el artículo

stats