Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cómic

Batman en busca del huevo perdido

La producción de cómics de superhéroes es tan grande que seguirle la pista a todo es casi imposible. No, si se quiere echar un ojo a otras latitudes, europeas, japonesas o lo que caiga. Pero nunca se le debe dar la espalda a Batman

Batman en busca del huevo perdido

Batman en busca del huevo perdido

Como con cualquier otro de los grandes personajes, es tal el número de dibujantes y guionistas que pasan por ellos, que en cualquier momento puede surgir un tebeo que valga la pena. Es el caso de este «Universo Batman». Por un lado viene firmado por Brian Michael Bendis, guionista de sólida trayectoria, a quien algunos calificarían descuidadamente de artesano, pero que en ocasiones ha facturado tebeos tan interesantes como «Alias». Yo no corro a comprarme sus tebeos pero siempre me ha parecido un profesional muy respetable. Aquí cumple con creces. Cuando todas las historias de Batman parecían haberse contado ya, él se descuelga con una trepidante persecución que comienza con un robo. Un huevo de Fabergé es sustraído de un museo y el héroe con traje de murciélago intenta recuperarlo. Por el camino descubre que el huevo contiene algo muy poderoso y que no es el único que va tras él. En un relato tremendamente ágil y trepidante, saltamos de aquí a allá, de un país a otro y del presente al salvaje oeste de Jonah Hex. No es el único supertipo que sale como comparsa. En varios episodios algunos populares personajes de DC comparten la aventura con Batman, lo que permite al guionista contrastar sus expansivas actitudes con la tradicional reserva del caballero oscuro. Al final descubrimos que los Green Lanterns están implicados y que el problema tiene consecuencias que afectan al equilibrio cósmico, sale una guardiana Oa muy peculiar y viajamos a una de esas dimensiones blancas que tanto gustaban a Ditko y a Starlin.

Si el guión no ofende la inteligencia del lector, el dibujo consigue estar a la altura de la propuesta. No conocía anteriores trabajos de Nick Derington, aunque veo que es un veterano, curtido en series como «Doom Patrol» o «Mr. Miracle». Y debo decir que me parece excepcional. Me gusta mucho su diseño de página, salta constantemente de un modelo a otro, aportando variedad y contraste. Aquí mete una splash, allá seis verticales, en la otra fracciona un montón de viñetas pequeñas o utiliza fondos continuos en dobles planchas sobre los que hace transitar a sus personajes. Pero es más que un buen narrador. Sus acabados son muy frescos, el típico entintado de apariencia veloz que esconde mucha sabiduría detrás, con una línea modulada de manera perfecta. Sumen a eso personajes bien caracterizados, frescos y expresivos. Hay un momento hacia el final en que casi convierte a Batman en un especie de John Wick, un guiño sutil pero muy apreciable. Uno de muchos. Todo en su trabajo rezuma juventud y ligereza, una frescura que anima las planchas y permite al lector volar de viñeta a viñeta. También denota sabiduría. Su puesta en escena es rigurosa y ajustada a la historia. Y al mismo tiempo tan espectacular como sería de desear. Un dibujo realmente agradable al que deberían echar un vistazo. Me lo agradecerán.

Batman en busca del huevo perdido

Batman en busca del huevo perdido

Compartir el artículo

stats