Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Libros libres

Miscelánea

Dos volúmenes muy recomendables

Miscelánea

Miscelánea

Un testimonio para sonrojar a los intoxicadores del 11M. El testimonio de Marisol Pérez Urbano debería servir, al menos, para sonrojar a quienes siguen jugando con la memoria de las víctimas de los atentados del 11M. Marisol, profesora de literatura, perdió aquella mañana de 2004 a su hijo Gonzalo, de 20 años. Pasó horas de desesperada búsqueda hasta que, por fin, le confirmaron que su primogénito era una de las víctimas. Tras la inhumación de las cenizas debería haber llegado la hora de iniciar el duelo desde la sima del dolor. Pero no pudo. No ha podido. Las manipulaciones políticas y mediáticas aún siguen abriendo sus fauces cada vez que alguien atisba beneficios en una nueva oleada de miasmas. Marisol explica en Dinos dónde estás y vamos a buscarte las estaciones de su vía crucis. Dice que escribirlas la ha liberado en parte de su opresión. Ojalá los próximos intoxicadores leyesen al menos unas líneas antes de abrir un nuevo capítulo de la ignominia.

Dieciséis años de microrrelatos en una antología inagotable. La revista Quimera lleva desde febrero de 2003 publicando microrrelatos.

De los microrrelatos se ha escrito y dicho desde que no hay guante más ajustado a manos vagas hasta que son la cápsula idónea para alojar un resplandor. Y, por supuesto, que representan el cuarto género narrativo y que han encontrado su medio de expansión más acogedor en los blogs de internet. Todo esto y mucho más lo explica Ginés S. Cutillas en su prólogo a la antología Los pescadores de perlas. Cutillas ha buceado a pulmón libre en esos 16 años de Quimera para sacar a la superficie obras de ochenta escritores de nueve países de habla hispana. Sólo la consulta de la nómina biobliográfica de autores ya paga el tiro de acercarse a un volumen en el que además pueden leerse ideaciones como esta del argentino Juan Romagnoli: "El asesino se sentía acosado por el tenaz detective. Para ganar tiempo, desordenó las páginas de la novela".

Compartir el artículo

stats