Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Música

Clave de Cuba

Santiago Auserón recorre la música de la isla caribeña en Semilla del son

Clave de Cuba

Treinta y cinco años después de su primer viaje a Cuba, donde encontró ferviente pasión musical y un largo filón por investigar, Santiago Auserón publica Semilla del son. Todo un exhaustivo y perfeccionado trabajo sobre la incidencia de la música que brotó del Caribe, en manos de un artista que dejo la senda establecida del éxito masivo de Radio Futura, para buscar nuevos horizontes y encontrarse, de nuevo, consigo mismo.

Auserón nos ubica en la historia y antecedentes históricos del son, reparando en la sugerente capacidad expresiva del castellano. Una forma musical que se cocía en la isla, más allá del mambo, cha-cha-chá y bolero, en lo que califica como "laboratorio musical". Había un sonido identitario, de influjo africano, que rezumaba sangre y mar; un son frente a las colonizaciones, que tenía un andamiaje popular y pese a su pureza bebía de cualquier fuente, como es el caso de los romances españoles.

La cultura musical y capacidad literaria de Auserón nos transporta a toda una belleza de estilos y timbres, un alegato encendido de la capacidad emotiva del mestizaje. Semilla del son nos invita a la riqueza del compás, a la inefable sensualidad de una música que cambiaría el mundo, su autor analiza la conexión con un género que también conoce al dedillo: el del rock, además también se muestran las concomitancias con el flamenco. El libro se acompaña de orientadoras fotos que reflejan las nuevas amistades que surgieron en Cuba. Recorrer la isla en busca de un sonido, estribillo o carismático intérprete. La figura de Compay Segundo es evocada desde una perspectiva entrañable, de raigambre mitómana, como recalca una de sus frases: "Ustedes escuchen a los viejos, para que lo bueno no se olvide".

El ánimo inagotable de Santiago Auserón de empaparse del son confluye directamente en sus proyectos musicales como Juan Perro. No en vano auspició también la edición de una antología musical que lleva el mismo título de este estudio. El marcado cariz poético cubano no pasa tampoco inadvertido para el músico español, que se paseo por La Habana a la caza de primeras ediciones de Cintio Vitier, Lezama Lima o Eliseo Diego. Otro síntoma irreprochable de búsqueda.

El conocimiento bien dispuesto de Auserón envuelven estás páginas, en frases que son diatribas contra todo estancamiento artístico: "La música siempre ha sido buena amiga de la seducción". La saludable brisa del Malecón.

Compartir el artículo

stats