Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

QUÈ ÉS CULTURA

Cultura del ajedrez

Orígen

No hay pruebas, pero se cree que el ajedrez se inventó en la india el s.III a.C. En sus inicios había pocas piezas y se jugaba en tableros con menos casillas, pero fue evolucionando hasta ser como lo conocemos hoy en día.

Historia

La historia del ajedrez se escribe a partir de los grandes campeones del mundo. Los más conocidos han sido: Capablanca, Alekhine, Botvinnik, Petrosian, Spassky, Fischer, Karpov, Kasparov, Kramnik y Anand. Antiguamente se jugaba un estilo romántico, es decir, ganar de forma bonita con sacrificios y jaque mates espectaculares... pero a partir de mitad del s.XX se empezó a valorar más el cálculo de variantes y aspectos como el dominio del centro o la seguridad del Rey (todo motivado por la aparición de las computadoras, que no se equivocan).

Humano vs Computadora

El hecho de que las máquinas evolucionasen tan rápido creó la expectación de saber si serían capaces de vencer a los humanos. De ahí surgieron los famosos match Kasparov - Deep Blue (supercomputadora IBM creada para jugar a ajedrez). En 1996 venció Kasparov 4-2 y, tras mejorar la computadora, Deep Blue ganó 3´5-2´5.

¿Deporte o juego?

El ajedrez es claramente un deporte, porque no interviene la suerte ni elementos externos que influyan en la partida y, de hecho, existen las olimpiadas de ajedrez. El deporte mental puede ser más agotador (hasta 6 horas de concentración y cálculo mental constante) y difícil su posterior recuperación, ya que el cansancio físico se soluciona con descanso o una simple siesta.

Aspectos propios del ajedrez

Este deporte tiene la peculiaridad de que dos personas cualesquiera pueden competir en igualdad de condiciones sea cual sea su complexión física, edad o sexo.

No existe otro deporte en el que se pueda jugar con otra persona de cualquier punto del planeta desde el sofá de casa con un ordenador, tablet o incluso el teléfono móvil.

Es posible mejorar el nivel sin jugar: basta estudiar teoría de aperturas o finales, tipos de combinaciones, táctica o estrategia, ver partidas ya jugadas y entender porqué se hicieron las jugadas...

Se puede practicar aunque no tengas con quien jugar: los programas de ajedrez o las aplicaciones interactivas.

Beneficios de jugar a ajedrez

La práctica de este deporte ayuda a mejorar muchos aspectos: Concentración y atención: estar atento en todo momento a las jugadas del rival para buscar la mejor continuación posible. Cálculo mental: buscar respuesta a cada una de los posibles movimientos del rival, y sin tocar nada. Empatía: ponerse en el lugar del rival y pensar por qué hizo su jugada y cuáles son sus intenciones.

Potencia la memoria: recordar los análisis hechos tras cada jugada y también si ya se ha jugado esa posición (o una similar) en otras partidas. Creatividad e imaginación: aplicar estrategias conocidas en posiciones desconocidas valorando su conveniencia. La capacidad de toma de decisiones bajo presión: en las partidas se cuenta con un tiempo límite para hacer todas las jugadas, por lo tanto muchas veces hay que guiarse por la intuición. Razonamiento: a nivel lógico-matemático (resolución de problemas) y abstracto (imaginar posiciones futuras). Mejora el autocontrol, la impulsividad y el control emocional: hay que reflexionar y tener clara la jugada antes de mover porque luego no puedes volver atrás.

Sentido de la deportividad: hay reglas que cumplir como "pieza que tocas, pieza que mueves", la honestidad y dar la mano al rival cuando se acaba la partida.

Sentido de la responsabilidad: tener conciencia de que cada jugada es una decisión que, para bien o para mal, no tiene marcha atrás. Lucha contra enfermedades: hay estudios que demuestran que la práctica del ajedrez ayuda a prevenir el Alzheimer y que ayuda a combatir el TDAH.

Compartir el artículo

stats