Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

COPA DEL REY

La Copa tiene acento mallorquín: El Atlético Baleares es el nuevo matagigantes

El conjunto blanquiazul es el único equipo no profesional que sobrevive en la competición del KO tras la eliminación del Mancha Real y Rayo Majadahonda

El vestuario blanquiazul celebró la victoria ante el Celta junto a su presidente Ingo Volckmann. ATB

La Copa del Rey cada año fabrica un nuevo matagigantes, un equipo modesto que logra gestas ante rivales, a priori, muy superiores. Es la grandeza de una competición cuyo formato enamora al aficionado más humilde. En la reciente memoria del fútbol español aparecen nombres como los del Alcorcón, el Mirandés o el Alcoyano, conjuntos que han logrado victorias épicas por las que siempre serán recordados. En este selecto grupo ha entrado por méritos propios el Atlético Baleares. 

La resaca post Celta de Vigo todavía pasa factura en el Estadi Balear. La locura se desató en el feudo blanquiazul después de que los hombres de Xavi Calm eliminaran al segundo rival de Primera División al que se medían. En poco más de 20 días, los mallorquines arrollaban al Getafe (5-0) y pasaban por encima del conjunto gallego (2-1) logrando un hito nunca antes conseguido en la historia del club, colocar al equipo en los octavos de la Copa. 

A día de hoy el Atlético Baleares es el único equipo no profesional que sobrevive en este torneo del KO. Tras la eliminación del Linares en manos del Barça (1-2) y del Alcoyano por el Real Madrid (1-3), ayer se fueron por la borda los sueños de Atlético Mancha Real y Majadahonda. Hoy el conjunto de Calm conocerá la siguiente piedra en el camino, ante el que será, seguro, un equipo de todos los supervivientes de Primera División. 

El aficionado balearico tiene tres nombres en mente. Barça, Real Madrid o Mallorca son los rivales deseados. Ya lo fueron en el sorteo de dieciseisavos, pero la mano inocente del secretario técnico Jordi Roger deparó un rival a priori mucho menos atractivo. Ahora, sin embargo, nadie se atreve a echarle en cara a Roger el que fue el inicio de una nueva noche mágica. 

El conjunto blanquiazul ha sorprendido a propios y extraños en el transcurso de esta Copa. Tras forzar la prórroga ante el Calahorra y humillar al Getafe, la victoria ante el Celta fue la guinda del pastel. El equipo demostró que en ningún momento ha perdido los fundamentos de su juego: presionar bien, defender mejor y aprovechar como nadie sus oportunidades en la portería rival.  

El equipo de la Vía de Cintura está superando todos sus registros históricos en este torneo, aunque es consciente de que el verdadero objetivo ahora mismo es el encuentro que afrontan este próximo domingo frente al Atlético Sanluqueño. Redondear el año para el conjunto blanquiazul no sería pasar a cuartos, con lo que sueña la afición cada día es, de una vez por todas, ver a su equipo en el fútbol profesional. 

Compartir el artículo

stats