"Keep Calm and Renovam". Con este juego de palabras el Atlético Baleares ha anunciado la renovación de Xavi Calm como técnico del Atlético Baleares para la próxima temporada con opción a otra. El catalán, que ha firmado una hoja impecable de servicios desde que se hizo cargo del equipo en el mes de marzo, no ha podido ocultar su felicidad por permanecer en un club.

«Es un día muy feliz para mí por poder formar parte del nuevo proyecto de un club donde me siento muy identificado, me encuentro a gusto y desde el primer momento me valoraron mucho y han querido que siguiera, yo también quería seguir y es un día importante así que toca pensar en la temporada que viene. Los dos queríamos lo mismo y cuando las dos partes quieren te pones de acuerdo", ha apuntado.

El técnico catalán tiene "ilusión" por coger las riendas del proyecto desde el principio, aunque primero toca descansar para recargar pilas: "Dijimos que primero el objetivo de llegar a Primera RFEF, luego hablaríamos de mí y ahora toca valorar el resto del cuerpo técnico y las piezas del equipo para elaborar un buen equipo".

Calm ha dejado claro que se esperan cambios en la plantilla y que le perfil de futbolista que buscan tienen que saber que llegan a un club "ambicioso". "Lo más importante es que el equipo siga rindiendo como este tramo final para que la afición se identifique con su equipo, que los jugadores se comprometan y sepan a dónde vienen, a un club con objetivos y aspiraciones ambiciosas como las tengo yo. El futbolista debe identificarse con el club y con la manera de hacer del club, jugadores que sepan que es un club que desea lo máximo y que no pueda decir nadie al final del partido que no hemos dado todo Para mí es muy importante, nadie puede decir que no hemos corrido al máximo y debemos dar lo máximo", ha reflexionado en rueda de prensa en el Estadi Balear.

El que fuera el primer entrenador, Jordi Roger, destituido por la mala racha del equipo, será la mano derecha del director deportivo Patrick Messow. Calm ha dejado claro que la relación entra ambos y está seguro de que "ayudará mucho al equipo". "Tengo una relación muy buena a nivel personal, pero es que además es un gran profesional, conoce el fútbol, conoce el mercado y nos ayudará mucho, está identificado con el club y haremos un buen equipo de trabajo. Cambiarán los papeles pero todos queremos lo mejor para el club. Nos gusta estar aquí en la isla, estamos a gusto y eso se nota, aunque algunas veces le oiga gritar desde arriba, trabajamos todos en la misma idea", ha explicado.

"Más que errores, la temporada pasada trabajamos mucho y, por muchas situaciones, ha sido una campaña delicada donde ha sido complicado salir de una mala dinámica y se ha visto de otros equipos que tampoco han logrado los objetivos. No se podía hacer vida de grupo, un año extraño y no nos acompañaron los resultados y eso merma la confianza. Luego sí nos acompañaron los resultados y se notó en la confianza y se vio en la dinámica. Trabajaremos partido a partido, no es un tópico, los puntos te permiten llegar a los objetivos y buscaremos ganar en cada partido", ha resumido acerca de un año en el que el Atlético Baleares no ha podido cumplir con su principal objetivo, que era pelear por ascender a Segunda División.

Por último, ha valorado la nueva categoría que les espera, Primera RFEF. "Es una nueva categoría creada este año, serán equipos muy buenos en dos grupos, equipos a los que nunca nos habremos enfrentado y por eso todos suman su grano de arena. Tanto cuerpo técnico, como Ingo, Patrick, Jordi, afición y trabajadores del club debemos estar unidos para afrontar esta novedad con garantía de éxito. Trabajando en la misma línea será más fácil y el club está preparado para hacerlo", ha concluido.