Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista virtual

Entrevista virtual | Carlos III: «es mejor olvidar cosas»

Entrevista virtual | Carlos III: «es mejor olvidar cosas» Luis Arboledas

¿Qué tal, majestad soberana de los ingleses? 

Trabajando como un loco. Mamá no me contó que esto funcionaba así.

Eligió usted llamarse Carlos III

No elegí cambiar, como mi abuelo que era un excéntrico. Mi nombre es Carlos y Carlos III soy.

Carlos II de Inglaterra, Escocia e Irlanda tuvo catorce hijos.  

Tenga usted en cuenta que en la alta aristocracia nos aburrimos mucho.

Y a Carlos I, Cronwell le cortó la cabeza

No sea usted molesto, Ni que fuera usted un tintero.

Por cierto, ¿qué le pasa a usted con los tinteros, las tinta y las plumas?

Pues que voy a empezar a firmar con un Bic. O me ponen el tintero en medio, o se me sale la tinta al firmar. Y para una cosa que sé hacer...

Algo más sabrá...

No crea usted que mucho. Además ya me pilla el lío a la edad en la que se empiezan a olvidar las cosas.

Tremendo asunto el de empezar a olvidar cosas.

No lo crea. En mi caso hay un montón de cosas que es mejor olvidarlas.

A su tío abuelo Eduardo le hicieron abdicar por casarse con una mujer divorciada.

En mi caso se dan dos circunstancias. En primer lugar, afortunadamente los tiempos han cambiado; y en segundo lugar, hay que tener en cuenta que Andrés es notoriamente peor que yo, aunque pueda parecer increíble. Puede que yo sea bobo, no se lo voy a discutir, pero ¿un rey abusador de menores? Eso hace siglos que no se ve... bueno, igual sólo hace décadas.

Su madre de usted atendió a quince primeros ministros. ¿Cuántos espera usted atender?

Para igualar a mi madre debería hablar con el MI5 y con los agentes secretos con licencia para matar. Así que no creo que pase de tres o cuatro... o cinco.

Teniendo ya heredero tiene usted la parte más importante de su trabajo hecha ¿En qué ocupará el tiempo?

Estoy aficionándome a firmar cosas. Se trata de una actividad trepidante. Pero los sirvientes no ayudan. Y ya no los puedo azotar.

Compartir el artículo

stats