Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista virtual | Mercedes Garrido: La igualdad es lo mío

Entrevista virtual | Mercedes Garrido: La igualdad es lo mío

¿Qué tal, doña Mercedes?

Encantada de la vida. Este veranito está siendo más que estupendo.

Una maravilla de verano, pues...

Sí. Una no se da cuenta de lo que significa estar en el ejecutivo hasta que forma parte de él.

Ah, ¿y cuál es ese significado?

Ya le digo que usted no lo va a entender por razones obvias. Pero permite aplicar tus ideas sin necesidad de tener que hacer manifestaciones ni protestar como una podemita.

¿Por ejemplo?

Pues por ejemplo, las políticas de igualdad, que son lo mío.  

¿Un ejemplo más concreto?

Pues por ejemplo, mis amigas Rosario Sánchez y Cati Cladera antes eran solo auditoras. Ahora, y gracias a Rosario y a mí, se han igualado a interventoras. Igualdad pura y dura.

Bueno, muy bien, con su esfuerzo...

Sí, el esfuerzo de firmar un decreto. Agotador. Fíjese que tuvimos que firmar el decreto cuatro conselleras y la excelentísima, muy honorable e inteligentísima señora presidenta, cuya vida guarde el Señor muchos años.

Según la Ley de Incompatibilidades...

...¡ya empezamos! ¡Según la ley, según la ley! Según la ley no se puede beneficiar a familiares, pero, ni Cati ni Rosario son familiares de sí mismas. Ni siquiera de primer grado.

Juli Fuster tuvo que dimitir por favorecer presuntamente a su hija...

¡Presuntamente! ¡Presuntamente! Las cosas no se hacen presuntamente, o se hacen o no se hacen. Y ni Cati ni Rosario han favorecido a ningún familiar. Como mucho, han favorecido a alguien de su propio partido, pero eso se puede hacer, tal y como vemos a diario, constantemente.

Dice usted, doña Mercedes, que ha sido un error material...

Hombre, no va a ser un error administrativo, que ya sabemos lo que pasa con los errores administrativos...

¿Lo saben?

Es una manera de hablar, hombre.

Y dice usted que Sánchez no se ha beneficiado de ninguna manera de esa modificación...

Ya le digo que es una manera de hablar. A ver si tenemos un poquito de cintura, hombre ya.

Compartir el artículo

stats