Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los puntos sobre las uves

Nos están llamando idiotas

Tonteaba yo el otro día en una de esas páginas de compañías aéreas y vi con sorpresa que plantarse en Nueva York y volver a Madrid salía por unos 600 pavos. Ésta es la mía, pensé yo como un gilipollas; busqué un vuelo de Palma a Madrid coincidente con la fecha que me interesaba y, zas, 568 euros de vellón, de los que el 75% pagan todos ustedes con la mejor de las disposiciones. Boquiabierto quedé al comprobar que un vuelo exactamente igual, unos días antes, no llegaba a los 35 euros. Las compañías aéreas, sabedoras de que somos idiotas, argumentan que se trata de productos diferentes, lo que es equivalente a decir que yo soy una persona distinta dependiendo de los calcetines que me ponga. El Gobierno central que lo permite, acabará escamoteándonos la ayuda, pero la culpa es suya, por permitir que nos llamen idiotas a diario.

Compartir el artículo

stats