Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El patrimonio histórico ‘pobler’ custodiado en el archivo municipal

A lo largo de esta última década el Archivo Municipal ha observado un impulso importante por parte del Ayuntamiento tanto en inversiones y equipamientos como en lo referente a divulgación y actividades

Personal trabajando en el archivo municipal de sa Pobla. P. J.

El pasado año 2021 se cumplieron cien años del comienzo de la ordenación e inventariado del Archivo Municipal de sa Pobla. Un documentado y detallado reportaje elaborado por Isabel Crespí Font y Pere Perelló Payeras, publicado en el Butlletí Municipal relata el largo proceso de creación y peregrinar por diferentes dependencias municipales de tan importante patrimonio histórico-cultural, ahora celosamente custodiado en las amplias instalaciones de Can Cirera Prim y puesto a disposición de quienes quieran consultarlo para el desarrollo de sus trabajos de investigación histórica.

Según el mencionado trabajo de Crespí y Perelló, en junio de 1921, el vicario manacorí Joan Parera i Sansó comenzó a ordenar e inventariar el archivo, ayudado por los jóvenes seminaristas poblers: Miquel Caldés, Bartomeu Torres, Miquel Bonnín y Jordi Pujol, que dieron por terminado su trabajo el 22 de julio del mismo año. Parera manifestó la necesidad de escribir la historia de sa Pobla, que él mismo empezó, pero no terminó, pues la muerte le sorprendió el 20 de enero de 1928, a la edad de 63 años.

En 1940, la Dirección General de Administración Local ordenó la confección de los inventarios de los archivos municipales y puso al frente de dicha tarea al reconocido historiador Jaume Lladó i Ferragut, que terminó su tarea en 1978. Lladó publicó 23 trabajos relativos a los archivos de los pueblos de Mallorca. El de sa Pobla fue pulicado en 1945, con el título Catálogo General del Archivo Municipal de La Puebla de Huyalfás. Lladó había visitado el archivo de sa Pobla el mes de agosto de 1944, invitado por el entonces alcalde de la villa Rafel Barceló Tugores, y describió así lo que se encontró:

«El estado del archivo era parecido al de los demás de la misma clase en los que no se ha hecho ordenación alguna; papeles y legajos amontonados sin orden, polvo y telarañas y montones de papeles antiguos con otros modernos. Estaba colocado en una dependencia del primer piso con dos ventanas y estantería corrida de arriba abajo». En su informe, el historiador, también se refirió a la falta de los libros de la iglesia: «Hay que notar la falta de libros y documentos referentes a la Iglesia, ni libros de la Obra, ni de Obrerías, ni de Visitas episcopales, como suele haber en los demás archivos; alguien ha habido que ha tenido interés en retirar estos documentos. ¿Quién habrá sido?».

Espacio bibliotecario del archivo. J. P.

Contenido del archivo

Como en la mayoría de los archivos de Mallorca, en el de sa Pobla se notaba a faltar la documentación de los dos primeros siglos. El documento más antiguo databa de 1401. El 1528 comienzan a aparecer los libros de las Determinacions i les actes del Consell o Universitat. Había un considerable número de pergaminos y libros referente al Reial Patrimoni, que fue administrado por la Universitat de sa Pobla hasta el año 1823. De la Cúria Reial había libros que comprendían desde 1529 hasta 1800. También estaban, prácticamente todos los libros llamados entonces de estadística: catastros, padrones, censos de población desde 1547, así como los relacionados con defensa, sanidad y previsión. Asimismo, destacaba una colección de reales cédulas, bandos, instrucciones, circulares y edictos.

Imagen de las estanterías del archivo. J.P.

Un constante y largo peregrinaje

Durante el periodo comprendido entre los años 1945 a 1973, el grueso principal del archivo se guardaba en el primer piso y dependencias de la casa consistorial, para luego trasladarse, la parte histórica, al casal de Can Planes, en cuyo edificio se instaló un museo etnológico, que antes se guardaba en una sala del edificio de Can Garroví, impulsado por mossèn Melcior Tugores Serra es Capellà Peraire.

En enero de 1961, surgió la idea de crear un museo local y también un espacio para el archivo municipal. Para ello se constituyó un patronato pro-museo, con la colaboración del Ayuntamiento. Fueron miembros de dicho patronato, Melcior Tugores, como presidente, Bartomeu Siquier, Guillem Llinàs, Lluís Alemany, Joan Bauzà y Jaume Sánchez. Mientras se encargaban de buscar un local apropiado para sus objetivos, el Museo Etnológico y parte de la documentación del archivo, se ubicaron en unas dependencias de Can Garroví, que albergaba el Colegio de Enseñanza Media de La Puebla, conocido popularmente como s’Institut, donde se impartían los cursos de bachillerato. La inauguración de aquel embrión de museo y archivo, tuvo lugar el 7 de marzo del mismo año 1961, siendo alcalde de sa Pobla Pedro Ventayol Qués.

Con la compra, por parte del Ayuntamiento del histórico casal de Can Planes el año 1972, el museo y el archivo encontrarían nuevo alojamiento, pero de corta duración. El Museo Etnológico y el Archivo Municipal, fueron inaugurados en 1973. Pero en septiembre de 1979, Melcior Tugores retiró los documentos que tenía en depósito en el Museo Etnológico y archivo de Can Planes (archivo municipal) y así comienza a desmantelarse el archivo.

El mes de noviembre del mismo año, Tugores envía una carta a la CAP (Cooperativa Agrícola Poblense) manifestando que quería hacer entrega de los objetos retirados del museo local y que la Cooperativa tuviera su propio museo de sa Marjal o etnológico. A partir de entonces, Museo y Archivo comenzaron a dispersarse, sin que llegara a prosperar la opción de la CAP propuesta por Tugores.

Un detalle de una consulta a uno de los documentos que custodia el archivo municipal de sa Pobla. J. P.

En enero de 1985 tiene lugar la primera remodelación del casal de Can Planes, ubicándose en la planta baja el museo etnológico, mientras el primer piso lo ocupaba el ‘Museu d’Art Contemporàni’.

Una parte del archivo quedó almacenado en cajas en Can Planes, otra parte en las dependencias de la casa consistorial y el grueso de documentos se trasladó a una nave que empleaba la brigada municipal en Can Peu Blanc, desde donde se trasladaron al edificio de Can Garroví, una vez terminadas las obras de construcción del nuevo colegio.

A comienzos de 1993, dos técnicos del CIM y dos antiguas profesoras del Ayuntamiento comienzan un nuevo inventario del archivo, que no se había hecho desde 1944. Y en 1994 surge una encendida polémica, de la que se hizo eco la prensa de la isla, al encontrar libros del archivo lanzados a un contendor de escombros de obra en Can Peu Blanc, mientras se estaba realizando el nuevo inventario.

El museo etnológico se trasladó de Can Planes a un almacén del polígono Sa Vileta y los documentos del archivo al edificio de Can Garroví.

Inauguración del museu archivo Can Garroví. Arxiu Joan Llabrés

Ubicación actual

A finales del año 2010, el Archivo Municipal de sa Pobla (AMSP) fue trasladado al sótano del nuevo ‘Espai de Can Cirera Prim’, pero pronto se observó que la ubicación del archivo en el sótano no era la más acertada ni adecuada, por varias razones, entre ellas, el riesgo de inundación, por lo que, un tiempo después, se rectificó y se instaló en la planta baja del edifico, para ser sometido a una nueva y definitiva ordenación.

A lo largo de la década que comprende desde el año 2011 a 2021, el Archivo Municipal ha observado un impulso importante por parte del Ayuntamiento y sus equipos de gobierno, tanto en inversiones y equipamientos, como en lo referente a divulgación y actividades. En el año 2016, serían trasladados al espacio Can Cirera Prim,los fondos del área administrativa de la fundación ACA y el fondo musical de mosén Joan Parets. También los escritores poblers Miquel López Crespí y Pere Bonnín Aguiló, cedieron sus bibliotecas particulares al Archivo Municipal.

El Arxiu dispone de documentos que abrazan un periodo cronológico que va desde el siglo XV hasta la actualidad, con una gran variedad de formatos, entre los que se encuentran pergaminos, documentos en papel, libros, planos y otros. Dispone también de una hemeroteca.

Compartir el artículo

stats