Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bombers de Mallorca: Rescate animal

Bombers de Mallorca realizan cada año cientos de intervenciones relacionadas con animales. La mayor parte se refieren a la retirada de enjambres de abejas, pero sus equipos de rescate asisten también a muchas mascotas accidentadas en lugares de difícil acceso, como simas y pozos. Y también algunos casos singulares, como un toro en medio de la carretera o una serpiente en un inodoro

7

Bombers de Mallorca: Rescate animal Bombers de Mallorca

Tenemos mucha experiencia en tratar animales, es algo bastante habitual». Tolo Mut, sargento coordinador de los parques de Bombers de Mallorca de la zona de Llevant, le quita hierro al asunto, pero las asistencias relacionadas con animales son una parte importante del trabajo de este cuerpo de emergencia, hasta el punto de que a lo largo del año pasado registraron más de quinientos incidentes en la isla. Los más repetidos son las retiradas de enjambres de abejas que se instalan en zonas habitadas y provocan molestias entre los vecinos, pero también tienen que intervenir en muchos casos de mascotas, sobre todo perros y gatos, accidentados o en lugares de difícil acceso de los que no pueden salir solos. Otras intervenciones menos numerosas afectan a caballos y burros, ovejas y cabras, y alguno que otro caso más estrambótico, como el de un toro que se escapó hace unos años en Sóller y se puso a deambular por la carretera, o el de una serpiente de unos tres metros de longitud que apareció en el interior del váter de un domicilio, también en Sóller. (Visite aquí la galería).

Las estadísticas del año pasado de los Bombers de Mallorca recogen un total de 572 incidentes relacionados con animales, de las que 196 requirieron finalmente una intervención de los equipos de emergencia. De ellas, más de la mitad (106 casos) se trataban de enjambres de abejas que se instalaron en núcleos habitados y representaban un riesgo para las personas. Le siguen, por cantidad, los gatos (49 casos), perros (22), ovejas (6), cabras (4), aves (4) y caballos (3). En el apartado «otros» hay dos intervenciones. Pero no, Tolo Mut no tiene constancia de ningún puma ni ningún otro animal exótico. Por lo general se refieren a avisperos.

«Lo más habitual son los enjambre de abejas», comenta Mut. «El año pasado tuvimos casi 200, pero ha habido otros años que hemos tenido que retirar 500. Depende mucho de la climatología y la floración». Estos servicios se concentran especialmente en primavera, en abril y mayo, y están motivados en gran medida por el aumento de la construcción de viviendas muy cerca de las áreas naturales. Los bomberos son conscientes de la importancia de las abejas en el medio ambiente, y tratan siempre de retirar el panal sin dañarlas. «Siempre que es posible y no hay un riesgo inmediato para las personas avisamos a un apicultor», explica Mut. «Tenemos unas cajas de madera y la clave está en que entre la abeja reina, porque todas las demás le van detrás».

Asistencias 2021

  • 106 Enjambres
  • 49 Gatos
  • 22 Perros
  • 10 Ovejas y cabras
  • 3 Caballos y burros

Respecto a los mamíferos, los que tienen una mayor tendencia a meterse en líos son los gatos. En la mayoría de los casos son rescates en lugares elevados, como postes o árboles, donde han subido y no pueden bajar. «Suelen ser intervenciones complicadas porque no se dejan coger», prosigue Tolo Mut. «Están nerviosos, intentan huir y hay riesgo de que caigan, y también arañan, así que tenemos que ir protegidos».

Los rescates de perros, en cambio, suelen darse en pozos y simas de montaña. «Tenemos muchos casos de perros que se caen en agujeros profundos durante una excursión por el monte, así que tenemos que bajar para colocarles el arnés e izarlos. Pero suelen ser dóciles y no plantean problemas a la hora de acercarse», explica el sargento de Bombers. También se dan casos de perros que han quedado clavados en alguna punta metálica de una valla, lo que implica una operación más compleja para cortar el hierro sin hacerles más daño.

En cuanto a los caballos y burros, la dificultad aquí es su peso. «Nos encontramos con animales que se han roto una pata en estas barreras con barras metálicas que hay en los caminos, o que se han caído en un pozo o un torrente. En estos casos precisamos un camión grúa para sacarles», continúa Mut. «También hemos tenido accidentes de tráfico con algún remolque que transportaba caballos». ¿Algún caso curioso? Mut recuerda el de un toro que hace unos años se escapó de una finca y apareció deambulando por la carretera de Sóller, y también el de una serpiente que apareció en el inodoro de un domicilio de la localidad.

Compartir el artículo

stats