Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los puntos sobre las uves | Borbón honoris causa

La infanta Cristina y el jugador de balonmano Urdangarin. Primero han anunciado oficialmente que han decidido interrumpir su relación matrimonial. Lo más cachondo es que sus teóricamente próximos, que florecen copiosos, aseguran que eso no quiere decir que se divorcien, decisión que por otra parte me la bambolea y me la capitonea al viento. El jugador, en toda la extensión de la palabra, debería sin embargo ser nombrado Borbón Honoris Causa, porque si hay algo que los borbones han hecho históricamente bien desde que Felipe V plantó sus reales en el trono de este país, es plantificar cornamentas a sus consortes, no queriendo ilustrar en exceso andanzas recientes por todos conocidas del antigolpista emérito. Yo creo que el lanzador de penaltis debería irse a Abu Dabi a recibir un cursillo... Siempre que en la prisión se lo permitan.

Compartir el artículo

stats