Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Boris Djokovic

Entrevista virtual | Boris Djokovic

Entrevista virtual | Boris Djokovic

Boris Djokovic: «Hay que gobernar cocido»

¿Qué tal, don Boris?

Ocupadísimo últimamente...

¿Y eso?

Cuando no tengo que organizar una fiesta en casa, tengo que decir que no me vacuno, y cuando no tengo que intentar engañar al gobierno australiano... no paro.

Algunas personas creen que es usted un payaso...

Depende de a qué parte de mi ego se refieran puedo llegar a estar de acuerdo.

Ahora quiere usted quitar la obligatoriedad de llevar mascarilla...

Yo lo que pretendo es poder jugar en Wimbledon sin mascarilla y sin vacunar.

¿Y gobernar?

Bueno sí, también espero seguir gobernando cuando juegue Wimbledon.

Le salen adversarios y enemigos dentro de su propio partido...

En los partidos siempre hay un adversario al que machacar. Ya sea con una volea, con una dejada o con un decreto o una ley.

¿Y usted cuál prefiere utilizar?

En Australia me habría venido bien una ley, Una que derrocase el gobierno ese y que también expulsase del país a los tres magistrados aquellos tan feos.

¿Por qué no quiere usted vacunarse?

Mi parte más rubia está vacunada. Al principio no quería, pero no me quedó más remedio.

Lo malo es que este año no podrá celebrar el Open de Australia...

Será por celebraciones. Tengo la casa llena de botellas. En los últimos tres meses, al menos doce fiestas de trabajo llevamos.

¿Fiestas de trabajo?

Hay que innovar. Algunos gilipollas le llaman a esto ‘Brain Storming’, y eso no puede funcionar bien si no vas apropiadamente cocido.

¿‘Brain Storming’?

Si se siente usted especialmente imbécil también puede llamarlas Reunión Proactiva.

El próximo Grand Slam es Roland Garros. 

¿Lo jugará usted?

Con esto del Brexit no sé si podré. Habrá que quitar algunas restricciones...

¿Al Brexit?

No, a los antivacunas.

Compartir el artículo

stats