Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Artículos de broma | La sátira es la realidad

La realidad parece una sátira y esa es la denuncia de la película No mires arriba. La llegada al poder de inmorales de distinto tamaño, pero de primera calidad, reduce a espejo plano la intención deformante y moralizadora de la sátira. Pensemos en Donald Trump, Jair Bolsonaro, Boris Johnson o Isabel Díaz Ayuso, que hacen de Silvio Berlusconi un hombre adelantado a su tiempo que quiere regresar en forma de presidente de la República de Italia. (Añada usted a su inmoral favorito). La banalidad propia de este personal hace que su actitud sea lúdica y sus acciones, burlescas. La novedad es que el poder es una sátira del poder practicada desde el poder, cuando lo propio de la sátira es que se haga contra el poder desde fuera del poder.

En la película de Adam McKay, la presidenta que interpreta Meryl Streep no logra ser más ridícula que los originales citados, ni la deslumbrante Cate Blanchett más banal que el periodismo que se acuesta (no tan literalmente) con todos los poderes. Redes sociales, alta cocina, dientes para sonreír mensajes positivos, anarcoliberalismo y milmillonarios mesiánicos y megalómanos identifican escenarios y rasgos de la estupidez contemporánea, indistinguible cuando se manifiesta en serio respecto a cuando lo hace en broma.

La hipótesis de Cuando los mundos chocan, un relato pulp de 1933 que inspiró Flash Gordon y unas cuantas películas de ciencia-ficción llenas de heroísmo, es llevada a nuestra vulgaridad contemporánea en la que la catástrofe es el escenario en el que se desarrolla este vodevil global. En lo que va de siglo la catástrofe se ha vuelto el espacio natural de las cosas que nos suceden, sea el derribo de torres que acaba en guerras interesadas sin argumentar, sea la caída en tierra del capitalismo financiero, sea la pandemia del pangolín, sea —está siendo— la sucesión de desastres climáticos, sea lo que sea mientras siga siendo incertidumbre, trampa, engaño, burla y mientras rija el sistema económico, impulsado por oportunistas, la idea de que toda crisis es una oportunidad.

Compartir el artículo

stats