Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

XLII Fira de Sa Perdiu de Montuïri

La magia del canto de la perdiz

«La feria nació con el objetivo de concienciar a la gente sobre la protección y repoblación de la perdiz puesto que su extinción se encontraba muy cercana»

La perdiz es la protagonista de una feria consolidada en Montuïri y muy conocida en toda la isla. B. Gomila

La Fira de sa Perdiu cumple hoy su 42 edición después de estar suspendida el pasado año por el coronavirus. No obstante, y «con el fin de mantener vivo el espíritu y dinamizar el pueblo», el Ayuntamiento organizó en 2020 una serie de actividades culturales, deportivas y lúdicas.

Esta ave —objeto del deseo de los cazadores y de los amantes de la buena mesa— ha dado nombre a una feria original y que ha sido pionera en Mallorca en temas monográficos, tan habituales en nuestra isla en 2021. Con el título de ‘I Mostra i Fira de sa Perdiu a Mallorcaa, nació en 1979 con un certamen que premiaba a las mejores perdices. El éxito obtenido sirvió de pretexto para que, al año siguiente, el Ayuntamiento organizara una gran feria que incluyera también las paradas habituales y puestos de venta. Fue el renacimiento de la feria de Montuïri, ausente durante los 35 años anteriores. Antaño se celebraba cada 8 de septiembre, el día de la Mare de Déu dels Missatges, coincidiendo con el final de la campaña agrícola veraniega y el cambio de amos y missatges de las posesiones mallorquinas. Actualmente y casi desde su renacimiento, tiene fijada la fecha del primer domingo de diciembre.

Fue el sábado 8 de diciembre de 1979 cuando la Societat de Caçadors organizó la primera edición. No se tenía constancia de una celebración similar en otros lugares del Estado. Los organizadores de Montuïri solamente conocían entonces la de Yeste (Albacete). Aquella edición inaugural inscribieron su nombre las primeras aves en el ránking de la Fira: ‘Llombrardent’ de Damià Verger de Llucmajor; ‘Gallicant’, de Mateu Pascaró de Campos ;y ‘Terror’, de Pere Obrador de Cas Concos.

Joan Miralles Julià, presidente de la Societat de Caçadors de Montuïri, organizadora de un evento que se convertiría en anual, ya anunció entonces y con razón que «la feria nació con el objetivo de concienciar a la gente sobre la protección y repoblación de la perdiz, puesto que su extinción se encontraba muy cercana». Aquella primera edición hubo una mesa redonda sobre sistemas de caza, protección y repoblación de la perdiz.

La extraordinaria aceptación de la I Fira de sa Perdiu animó al Ayuntamiento socialista a reinstaurar, el 23 de noviembre de 1980, la antigua feria de Montuïri. La Comissió de Cultura —encabezada por el concejal Josep Maria Munar— pretendía «darle la fuerza de antaño».

La Fira de sa Perdiu cita a un buen número de visitantes, como en la edición de 2015.

La Fira de sa Perdiu cita a un buen número de visitantes, como en la edición de 2015. B. Gomila

Un gran número de personas y entidades colaboraron en el reto. La feria resurgió «no solo por tradición —apuntó entonces el alcalde Francesc Trobat— sino por la importancia económica que suponía dar a conocer los productos locales». Fue denominada II Fira de sa Perdiu, ya que tenía como acto central la muestra y concurso de perdices.

Aunque la anterior y desaparecida en 1944 feria de la Mare de Déu dels Missatges estaba enmarcada en un ambiente agrícola y básicamente de fiesta y compraventa, la nueva la fira montuïrera —«artesanal, agrícola, ramadera i de caça», como se le calificó— abarcó diversos sectores de la actividad laboral. Aquel 1980 participó la Cooperativa Artesanal de Montuïri, que expuso y vendió bordados, fruncidos, sábanas, colchas, ajuares de mesa, cerámicas...

La Cooperativa Agrícola instauró la muestra local de ovejas; el mecánico Francesc Ferrer coordinó en Es Dau una exposición de maquinaria agrícola y de vehículos; se dieron pautas para la investigación sobre el ca de me mallorquín; se montaron exposiciones, un concurso de cans eivissencs, diadas culturales, conferencias... La renovada feria se trasladó en fechas posteriores al primer domingo de diciembre como fecha fija en el calendario y así se sigue manteniendo. Comenzó con buen pie y en 2021, cuarenta y dos años después, continúa.

Dos perdices durante el tradicional concurso.

Dos perdices durante el tradicional concurso. B. Gomila

Una fecha en el calendario

La Fira de sa Perdiu de Montuïri ha ocupado siempre un lugar privilegiado en el calendario de fiestas insulares. A lo largo de las cuatro décadas han ido sucediéndose nuevas incorporaciones y actos que se han añadido al programa en torno a la feria, tanto en domingo como en días circundantes. Entre otros muchos cabe señalar la Trobada del Ca Rater, concurso-exposición de esta raza que nació en Montuïri en 1990 y que se ha convertido en la muestra insular por excelencia; la Setmana més poliesportiu para fomentar el deporte base; presencia de stands de productos y empresas de la villa; cata de vinos locales a cargo de la Confraria Tastavins; participación de nuevas entidades del pueblo —como, por ejemplo, de la tercera edad—; actos infantiles; bailes mallorquines; muestra de perros de todas las razas organizada por la Societat Canina y valedera para el campeonato de Balears; muestra artesanal, teatro, presentaciones de libros, Trobada del Ca de Bou, exposiciones de flores, coches y motos antiguas; puertas abiertas en el museo arqueológico de Son Fornés; carreras populares, ciclocross, excursiones, exposiciones culturales, artísticas y de diferentes tipos; conciertos, recorrido de tapas, actividades deportivas diversas; mercat pagès, torrades populares, concurso Tall amb Motoserra,… y un largo etcétera.

En 2000 la novedad resultó el Mercat Medieval, que quedó emplazado en el magnífico marco que ofrece la emblemática zona del Molinar. Unas actividades han continuado, otras han aparecido en determinados años y algunas ya no se celebran.

A continuación figuran algunos de los grandes eventos que se han organizado y que han brindado mayor realce a la Fira de sa Perdiu.

La fira en altres temps

«D’anar a sa fira no estic segur/ jo no hi he de comprar res / en no ser que compri un bres/ per quan me casaré amb tu».

Així deia una glosa de Mestre Miquel Gomila ‘Rua’ referent a l’antiga fira que se celebrava als anys 40 i 50 amb motiu de la festa de la Mare de Déu dels Missatges del 8 de setembre. Un període de trenta-cinc anys sense activitat va separar aquesta fira de setembre de l’actual que va néixer el desembre de 1979.

A la tertúlia del Pou del Dau s’hi reunien homes d’edat. Una horabaixa de la dècada dels 70 del segle passat m’hi vaig incorporar per fer-ne una xerradeta amb ells (ara tots són morts) sobre la fira que ells visqueren. La recordaren com de «més interès que les festes de Sant Bartomeu». Hi destacaven les berbenes que eren molt animades. «Hi venia l’orquestra Bolero que era una cosa sèria!».

Comentaren que «acudia gent de tota Mallorca. Les berbenes, primerament, es feren darrera l’antiga carnisseria de prop de plaça i, després, a les escoles. El pati era de gom a gom. Hi havia menjar a voler: frit, porcella, caragols coents... Mataven un bou per menjar. En tot l’any no hi havia tanta bauxa». 

«En una pista ballaven els boleros i a l’altra, les parelles d’aferrat. Cada any venien els ‘caballitos’, teresetes, atraccions de ballarines, companyies de teatre que escenificaven sarsueles».

«Els carrers estaven adornats amb paperí. En els llocs principals es col·locaven unes torres fetes amb branques de pi. A la plaça Major es feia el mercat. Venien escales, bestiar, ovelles, porcs...».


Programa de la I edición de la Fira de sa Perdiu en 1979. / DM


1988: X Fira de sa Perdiu i I de Caça

En la edición de 1988 y bajo el título X Fira de sa Perdiu i I de Caça se diseñó un amplio programa monotemático sobre la caza. En un recinto cubierto se instalaron stands de armas antiguas, cocina, literatura, cartuchos, escopetas, complementos, fotografías, cerámica, pinturas....

Por otra parte, tuvieron lugar recorridos cinegéticos y diversas conferencias y mesas redondas. En una de ellas intervino Félix Pérez, doctor honoris causa y catedrático de la Universidad Complutense de Madrid.

Campeonato de España en 2005

La organización, participación y fama de la feria montuïrera adquirió tal importancia en su modalidad que Montuïri acogió el VIII Campeonato de España de Perdiz con Reclamo los días 25, 26 y 27 de febrero de 2005. Participaron 17 perdices, las mejores clasificadas de las comunidades autónomas de Andalucía (4), Aragón (2), Balears (2), Castilla la Mancha (3), Extremadura (2), Murcia (2) y Comunitat Valenciana (2).

Por parte balear intervinieron el campeón de España del año anterior, Esteve Barceló, de Montuïri, que quedó en séptima posición, y Gregorio Riera, de Llucmajor, quien había sido tercero en 2004. Las pruebas se desarrollaron en la finca de Son Moià.

El director de la prueba y delegado de la Real Federación Española de Caza, Paco Jiménez, destacó el alto nivel demostrado por las perdices en Montuïri. «Había preocupación por venir a Balears por si el viaje pudiera afectar a los animales. De los diecisiete participantes, solamente dos no consiguieron cantar». Se congratuló del «buen futuro de la perdiz con reclamo, ya que de cada día son más los jóvenes interesados y se registra, asimismo, la incorporación de las mujeres», destacó el coautor de ‘Manual actual de la caza de perdiz con reclamo’, publicado por la editorial Aljibe.

Concurso de cuina de caça

La Fira de sa Perdiu ha albergado otros sobresalientes eventos, tales como el Concurs de Cuina de Caça, que tuvo lugar por primera vez en 2005. Constaba de un primer plato de un producto balear con denominación de origen y un segundo elaborado con la perdiz como materia básica. Se desarrolló en el restaurante Es Pati, ubicado en el hotel rural Es Figueral, durante el miércoles 30 de noviembre y el jueves y viernes 1 y 2 de diciembre. El sábado 3, a mediodía, tuvo lugar la clausura y entrega de los tres premios en litigio. En cada uno de los tres días participaron tres cocineros a quienes se les facilitaron ingredientes fundamentales y ellos aportaron los complementarios. Elaboraron platos para su evaluación por parte de los jueces y degustación general ya que «el certamen gastronómico no debe estar circunscrito al propio concurso, sino abierto al público con el fin de potenciar este tipo de cocina», explicaban las bases.

Setmana gastronòmica en 2010

En 2010 el Ayuntamiento organizó la I Setmana Gastronòmica Fira de sa Perdiu. Se llevó a efecto entre el 1 y 8 de diciembre en siete restaurantes del municipio (Son Bascós, Es Molí, Es Revolt, Ses Jardines, Ca n’Antonio, Ca na Poeta i Ca’n Xorri). Tuvo como finalidad «ofertar algo novedoso, dar apoyo a los restaurantes del municipio y crear una serie de iniciativas con el objetivo de dinamizar el pueblo y el comercio de Montuïri, tanto para los vecinos como para todas aquellas personas visitantes».

Cada uno de los restaurantes participantes elaboraron un menú compuesto por primeros y segundos platos, postre, vino y agua a precios que oscilaban entre los 13 y 20€.

Una animada calle de Montuïri durante su Fira.

Una animada calle de Montuïri durante su Fira. B. Gomila

Ubicación

El lugar de celebración del concurso de la perdiz ha tenido diversas ubicaciones. Inicialmente se instauró en es Graons de la iglesia. Luego se trasladó a la plaza es Dau y, finalmente, a la plaza del Ajuntament, sitio en el que permanece últimamente. El original montaje que cada año instala la Societat de Caçadors ofrece un precioso paraje simulado para el reclamo de la perdiz que es objeto de admiración de los visitantes.

Merece recordar el 2003, año del 25 aniversario. En es Graons, frente al templo parroquial, los hermanos Cloquell construyeron en piedra natural una reproducción del paraje donde las perdices iban a competir para apoderarse de su territorio. Recibió los mayores elogios de la mañana. Realzaron la efemérides del XXV aniversario dos edificaciones circulares en piedra en las que las perdices macho efectuaban sus gritos y movimientos para erigirse en amos de su terreno y el sembrado preparado de trigo sobre turba. Fue una pequeña obra arquitectónica rural de gran valor estético.

AGENDA

XLII Fira de sa Perdiu

Mostra de productes artesans, tradicionals, ecològics i industrials, animals autòctons...

Diumenge, 5 de desembre

  • De 8 a 10h. Plaça Major. Inscripcions al Concurs de Perdius de Reclam. Organitza: Societat de Caçadors de Montuïri.
  • 9h. Plaça Major. Inici del Concurs de Perdius de Reclam.
  • 9h. Avinguda des Dau (cantonada amb el carrer des Puig), Trobada de la 19a Monogràfica del Club Espanyol del Ca Rater. Trofeu de reconeixement als millors exemplars i obsequi als participants.
  • De 10 a 12h. Plaça Major. Taller de bolletes de collar. Organitza: Museu de Son Fornés.
  • 10h. Plaça Major. Inauguració de la XLII Fira de sa Perdiu.
  • 13:30h. Plaça Major. Lliurament de premis del Concurs de Perdius de Reclam.
  • 18:30h. Plaça Major. Concert a càrrec de The Cassetes i Indigests.

Dilluns, 6 de desembre

  • De 9 a 13. Plaça Major. Mercat setmanal.


Dimarts, 7 de desembre

  • 17h. CEIP Joan Mas i Verd, Taller de cuina saludable per Nadal. A càrrec de Maria Miralles. Places limitades. Organitza: Associació de Dones Montuïreres.

Dimecres, 8 de desembre

  • 19h. Jaciment talaiòtic de Son Fornés. Experiències de Tardor Folk. Observació astronòmica i històries mítiques explicades a través dels estels. Inscripcions: www.mallorcaliteraria.cat.


Setmana de la caça

  • Al restaurant Can Toni des Puig 180, del 3 al 8 de desembre. Horabauxa a Ca Na Poeta. Dia 5, a les 16h.


Exposicions

  • Exposició a ca na Jerònia Sampol (plaça Major, 3).
  • Collages de Jaume Murillo a Cas Retratista (carrer des Pujol, 9).
  • Aquarel·les d’Yvonne le Meur a l’Escola de Música (carrer de Costa i Llobera).
  • Exposició de perdius decorades per entitats montuïreres. Es Graons. Organitza: Associació de Dones Montuïreres.

Reglas del concurso

En el paraje simulado de la feria habilitado para el concurso, se coloca la perdiz participante dentro de una jaula. Es la perdiz reclamo, a la que se le conceden unos minutos para que inicie el canto. Seguidamente, se coloca a su alrededor la otra perdiz que circula libremente por el paraje. Una y otra ‘luchan’ entre sí con sus cánticos y comportamiento para defender su territorio.

El jurado califica a las perdices en diferentes fases y aspectos. Se valora la ‘partida’ de la perdiz cuando empieza a actuar como reclamo. Siguen, luego, la emisión del primer canto y el tiempo para que la perdiz reclamo inicie el ‘recibo’ al ave dueña del territorio. Es el momento en que el jurado observa su actitud, los nuevos cantos, sus movimientos, su estado anímico, si sigue al otro animal con la vista o si se dirige a otras perdices. Esta fase es la de mayor puntuación del baremo de valoración que abarca diversos apartados: trabajo realizado, nobleza, plumaje ... La perdiz ganadora obtiene el premio Perdiu de Plata.

Conseguir un buen reclamo puede costar tres años de cuidados y trabajo.

Preparación

La participación en el concurso implica que el ave se prepare durante los meses anteriores. El propietario o cuidador aloja al animal en una dependencia con luz artificial para que, de esta forma, coma más veces al día y adquiera más celo. Durante este tiempo se le cambia la alimentación que puede ser a base de garbanzos, magdalenas, almendras, semillas de cáñamo u hojas de rábano.

Cantos y léxico

El vocabulario específico empleado en el comportamiento de la perdiz ofrece un rico léxico popular, pero desconocido por el ciudadano medio.

Una perdiz —dicen los expertos— ha de ser «valiente, no encerrarse en sí misma y conocer los cantos o actuaciones que debe efectuar en todo momento». Sus cantos más habituales son curritxar (ku-txec-txec, ku-txec-txec), esclafits o pinyons (clic-cliic, clic-cliic…) o las cançons de gargamella (coc-coc, coc-coc-oooh…) A estos últimos se les denomina popularmente cornar.

Curritxar (dar de pie, cuchichear) puede ser utilizado como signo evidente de pelea, mientras que en otras será usado como recibo o como recurso meloso.

Cornar (canto de mayor, de cañón o reclamo) resulta el más conocido. Su sonido se puede oír a bastante distancia. Es el inicio de cuando el reclamo ha sido colocado en la ‘trona’. Hace las veces, al mismo tiempo, de llamada, de exploración del campo, de señalización de su emplazamiento, y, en otras, de saludo e invitación.

Fer pinyons (piñones, piñonear, besos, tirar pitas o piteo) son unos sonidos —como pequeños golpes— muy conocidos también. Forman parte de los llamados cantos de guerra, de desafío, de contienda. Dependiendo de su intensidad, valdrán para una cosa u otra. Por ejemplo, los sonoros significarían la búsqueda de pelea.

Existen unos vocablos referidos a las penalizaciones en la puntuación del jurado. Son botar, punyir la gàbia, fer capades, pegar pit, acotar-se, renyar, tocar les barres de la gàbia, botar, arrufar-se…

Publicaciones

De entre las publicaciones en torno a la Fira de sa Perdiu cabe mencionar el monográfico de 40 páginas editado con motivo del décimo aniversario (1988), y el volumen de 72 páginas ‘Història de la Societat de Caçadors i de la Fira i Mostra de sa Perdiu (2004)’, cuyos autores son Joan Socies Fiol y la Societat de Caçadors de Montuïri.

Compartir el artículo

stats