Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Artículos de broma | Un bebé desnudo

Cuando el bebé Spencer Elden fue fotografiado desnudo en una piscina junto a un billete de dólar y fue portada de Nevermind, el disco más vendido de Nirvana, Estados Unidos ya era el país del millón de abogados y emitía series de éxito sobre despachos de picapleitos capaces de ganar en los juzgados los casos más disparatados y obtener indemnizaciones astronómicas.

Treinta años después, cuando las redes sociales han posibilitado que una imagen con muchas visitas puede convertirse en dinero - «monetizarse»- Spencer Elden ha denunciado en un juzgado de California a la banda y sus herederos por «la comercialización de la explotación sexual» en lo que sería pornografía infantil. Hasta aquí llegamos, Spencer.

Si esa portada es considerada pornografía infantil habrá que abrir millones de causas contra los padres, abuelos y fotógrafos de estudio que hicieron fotos de bebés desnudos sobre mantas y pieles, lechones para la posteridad que están en álbumes familiares o en puestos de chamarileros.

Esas fotografías en sepia no pueden ser vistas como sus coetáneas películas pornográficas rodadas para disfrute de Alfonso XIII, pionero en la producción del género en España (que deberían estar en el Reina Sofía como colecciones reales del siglo XX).

Recuerdo haber leído algo parecido a «la intimidad de uno es la pornografía del otro», aunque no tanto como para asegurar que la frase sea literal ni cuál era su autor (aunque tiene perfume de ensayista francés) pero hay momentos en los que conviene pararse y no aceptar todos la mirada que sólo tienen el pederasta y el puritano. Un bebé desnudo es un cachorro humano inspirador de cuidados -por eso su diseño natural redondeado- y merecedor de ellos por su indefensión.

De Estados Unidos llega un puritanismo enfermo que inculca la excepción pornográfica en la mirada general y tuvo, también hace 30 años, una de sus cimas en la vecina que denunció a un hombre por llevar a su hija de meses sujetada por las nalgas. Aún se está buscando otra manera segura de transportar niños en brazos.

Compartir el artículo

stats