Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo Erroz: «No somos una generación de bonanzas económicas»

«NO SOMOS UNA GENERACIÓN DE BONANZAS ECONÓMICAS»

«NO SOMOS UNA GENERACIÓN DE BONANZAS ECONÓMICAS»

¿Cómo surge la marca?

De manera natural, sin pensar demasiado en ello. Al principio como un juego que luego se ha convertido en una realidad. Un proyecto que hoy es multidisciplinar, con el que disfruto, evoluciono y que por suerte, no para de crecer.

¿Hacia dónde va la marca?

Hacia un concepto global, inclusivo y multidisciplinar.

Trabajó para Inditex y lo dejó, fue director creativo de Caramelo hasta el cierre de la firma en 2016. Este año una pandemia, ¿Acostumbrado a lidiar con las crisis?

Absolutamente. Como toda mi generación. No somos una generación de bonanzas económicas. Somos la generación del esfuerzo, la que pelea por aquello en lo que cree y los responsables de dejar un mundo mejor y cambiar las cosas. Crisis = oportunidad, nunca me cansaré de repetirlo. Quizá porque tampoco haya vivido en otros escenarios y al final hemos sabido adaptarnos y trabajar por y para un mundo demasiado cambiante, en el que las maneras de trabajar y modelos de negocio evolucionan constantemente, teniendo que saber adaptarte con frecuencia a situaciones que cambian de la noche a la mañana.

¿Es fácil ser empresario en España?

No. Supongo que no sólo en España. Hoy en día, ¿qué es fácil?. Todo lo bueno cuesta. Por eso aconsejo siempre una gran dosis de perseverancia y vocación en aquello a lo que te vayas a dedicar.

En estos años se le ha podido ver por Galicia, Barcelona, Asia, Sudamérica, Mallorca.

¿De dónde es? O mejor dicho, ¿dónde está?

Soy de Mallorca, mallorquín. Aunque soy la primera generación de mi familia que nace aquí. Tengo ascendencia del norte. Actualmente estoy a caballo entre Mallorca y Barcelona. Me considero lo que algunos llaman un ciudadano del mundo, me siento de muchos sitios y de ninguno a la vez.

Diseño de ropa, interiores, objetos como lamparas o alfombras. ¿Diversificación de empresa o inquietud?

50%, pero una cosa lleva a la otra. Siempre he tenido diferentes inquietudes, creo que son las que te mantienen vivo, activo. No obstante, siempre incido en que al final todas las disciplinas artísticas están relacionadas y unidas entre sí de forma natural. Por tanto, al final es una evolución, nacida a través de la inquietud que con la misma naturalidad me ha llevado a la diversificación.

Desde sus inicios hasta hoy en día, ¿ha dado una salto en la concepción del diseño?

Diría que sí. El diseño está en constante evolución, también tus ideas, pensamientos y manera de ver el mundo. Madurez, supongo. Las percepciones cambian y el crecer y evolucionar en el campo creativo, a base de repetir y repetir con el foco en aquello que crees, al final hace que el concepto que tienes de las cosas esté en constante evolución.

¿Cómo se describe?

Perseverante.

¿Qué pasa con el diseño mallorquín? Está en alza en el mundo pero no veo mucha ayuda institucional para su industria.

Mallorca es y ha sido siempre un valor al alza. Un orgullo. Mallorca es marca y no debemos perderlo nunca de vista. Debemos saber potenciar lo que aquí se hace, cómo se hace y el impacto no sólo económico, que también, sino de valor añadido internacional que genera. Hay que saber hacerlo de forma correcta. Nosotros estamos trabajando en ello y parte de nuestra próxima colección está directamente relacionada con técnicas y producto de tradición 100% made in Mallorca.

La forma de vestir y decorar las casa en la isla son muy clásicas y austeras, ¿les recomendarías un cambio a los mallorquines?

En cuanto a vestimentas, no me meto, creo que cada individuo es libre y debe expresarse como mejor se sienta. En cuanto a decoración, cada vez veo más el sello mediterráneo, fresco, natural, piedra, mares, elementos puros de Mallorca en las casas de aquí.

Desfila en la MBFWM y en la pasarela 080 Barcelona Fashion. ¿Qué le aporta este tipo de escaparates?

Visibilidad, proyección, crecimiento y negocio. Este año, además, el hecho de estar en las dos plataformas, aunque de forma diferente en cada una y con conceptos distintos, nos va a permitir poder comunicar de forma nueva, más disruptiva, ya que un formato es presencial y otro 100% digital, donde además, será nuestra edición número 10 en Barcelona y por eso queríamos hacer algo diferente y estar también presentes allí, aunque nos hayamos pasado a Madrid. Si algo nos ha enseñado toda esta situación (que algunos nos ha servido simplemente para reafirmarnos), es el hecho de que todo cambia de la noche a la mañana, también las maneras de comunicar. Hay que ser polivalente, abierto y adaptarte rápido a los nuevos tiempos. Sin duda, esta edición creo que nos aportará algo muy positivo, pero especialmente, nos gustaría poner el foco en la recuperación. En poco a poco, entre todos, ir reactivando, con medidas de seguridad, pero con optimismo.

¿Qué requisitos considera necesarios para ser un buen diseñador?

Vocación, constancia, pero, sobre todo, tener un propósito. Un por qué.

El diseño debe servir para…

Evolucionar.

El diseño nunca puede prescindir de…

Alma.

¿Cómo obtiene sus ideas? ¿La inspiración creativa, viene de repente o se llega a ella?

En mi caso, suele venir. Pero todo influye: el entorno, la gente con la que te rodeas, lo que haces, sientes, tu manera de pensar, vivir… Todo te lleva a un mismo punto: tu propio estilo y actuar en consecuencia.

¿Qué parte de su trabajo le hace más feliz? ¿Cuál ha sido el mejor momento de su vida laboral?

Me hace inmensamente feliz el trabajo bien hecho. Las sinergias que se producen entre personas, situaciones y lo que dejan detrás. La propia evolución. Tengo la suerte de haber disfrutado de grandes momentos profesionales, no sabría quedarme con uno de ellos. Quizá, la primera vez que me dijeron que iba a desfilar en Mercedes Benz Fashion Week Madrid con sólo 20 años. Jugaba como factor importante la inocencia, la novedad. O cuando llegué a la dirección creativa de Caramelo con 25 años, con el reto que eso suponía. Pero tengo muchos. Y doy gracias por ello. Al final es lo que te queda y lo que te llevas.

Compartir el artículo

stats