Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dani Rovira le da la vuelta al odio en un monólogo

Netflix emite ‘Odio’, el discurso del humorista malagueño contra los «ofendiditos» que cada día ponen en jaque a la cultura y al oficio de hacer reír. Rovira acaba de cumplir 40 años habiendo superado el cáncer que paralizó su carrera durante un año

Dani Rovira

Dani Rovira

El humorista malagueño ha devuelto el golpe. No solo al cáncer, sino también a la vida. Acaba de cumplir 40 años tras haber pasado varias quimioterapias en plena pandemia. Ahora, quiere rematar la faena con su película Odio, un monólogo de una hora y media en el que habla de mezquindad, muerte, paternidad o relaciones de pareja. Pero también de la ofensa y el odio, el pan nuestro de cada día. Las redes sociales son una tribuna pero también un tribunal en el que cualquier opinión puede desembocar en un millón de reacciones o muestras de odio.

«Estamos en un momento en el que todos los cómicos lo estamos pasando un poco mal, porque hay mucha gente que se ofende. Como este monólogo va para el mundo entero, esto va para los que se puedan ofender por alguna cosa que yo pueda decir. Les quiero decir lo siguiente: hemos pasado por una pandemia, decretaron el estado de alarma en España, a los dos días me diagnosticaron un cáncer... Ocho sesiones de quimio. 6 horas metiéndome mierda durante 15 días. 18 sesiones de radioterapia. El pecho me olía a pollo frito y soy vegano». Así comienza el monólogo de Dani Rovira, sacándole brillo a las calamidades que ha sufrido este año ante un público con la cara vendada por las mascarillas.

Este monólogo terapéutico se ha grabado en el Teatro Soho de Málaga, donde se celebrarán el próximo 6 de marzo los Premios Goya solo ante la presencia de los nominados.

Odio se grabó en noviembre de 2020, cuando España estaba adentrándose en la tercera ola que paralizaría el país nuevamente. Se trata del primer monólogo de Netflix en España, que ya ha grabado otros con protagonistas como Daniel Sloss o Ricky Gervais.

Rovira también habla de su faceta más personal. Hace alusión a sus amigos y también a su pareja, la también actriz Clara Lago. La tesis del comediante es que solo los cobardes eligen siempre el odio. La opción más fácil, que te impide solucionar los problemas y solo te lleva a la confrontación con los demás. «Son ellos quienes tienen un problema, no tú».

El malagueño se enfrenta con los haters en un momento bastante convulso en España, con la ley trans, la tauromaquia, la monarquía y la gestión sanitaria en pleno debate público. También la cultura está sobre la mesa. Sobre todo, después del encarcelamiento de Pablo Hasél, el rapero que ha sido condenado por delitos de odio y enaltecimiento del terrorismo por sus letras, que hacen alusión al rey.

Lo dicho, vean en Netflix a Dani Rovira riéndose sobre las tablas del Teatro Soho. La medicina perfecta para que dejen de ser tan respondones. Porque no siempre es mejor pedir perdón que pedir permiso. Sin ofender, eh.

Compartir el artículo

stats