Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Si Nueva York fuese una ciudad

Netflix acaba de descubrir al mundo la figura de una mujer tronchante y ácida, repleta de contradicciones. Esa es Fran Lebowitz, un icono del periodismo neoyorquino que acaba de aterrizar en la plataforma gracias a Martin Scorsese con una docuserie

SI NUEVA YORK FUESE UNA CIUDAD

SI NUEVA YORK FUESE UNA CIUDAD

Maleducada, ácida, cruel, irreverente. Esa es Fran Lebowitz, la protagonista de la nueva docuserie que triunfa en Netflix. Bajo el título Supongamos que Nueva York es una ciudad, esta mujer desgrana todos los elementos de la vida desde una visión puramente neoyorquina, es decir, cínica e irónica. Nadie se salva de los comentarios de Fran.

Acompañada de su amigo Martin Scorsese, este icono de la sociedad neoyorquina habla de todo a través de ocho capítulos: Supongamos que Nueva York es una ciudad, Cultura, Transporte urbano, Gestión presupuestaria, Departamento de Deporte y Salud, Registro civil y Bibliotecas. Comparte sus anécdotas y reflexiones sobre estos temas en un escenario, y ante la impasible mirada de su público, indispensable en la vida de Fran.

Nacida en el seno de una familia judía, este icono comenzó su irreverencia desde bien pequeña. Fue expulsada del instituto, por lo que no dudó en echarse a los brazos de la boyante vida neoyorquina de los 70 y 80. Trabajó como limpiadora, chófer, taxista, escritora de porno y vendedora de publicidad. Su personalidad le permitió adentrarse en núcleos sociales de la élite de la ciudad. De hecho, Andy Warhol la contrató como columnista de su revista, la Interview. Su primer libro fue una colección de ensayos titulado Metropolitan Life, publicado en 1978. También ha participado en programas de televisión, incluso ha trabajado de actriz. En España se recuerda como la juez Janice Goldberg en la serie Ley y orden.

El 22 de noviembre de 2010 HBO estrenó Public Speaking, un documental de Martin Scorsese sobre Lebowitz. Incluye varias escenas nocturnas en el bar Waverly Inn de Nueva York, el preferido de ambos, con monólogos de Lebowitz y Scorsese detrás de cámara, filmadas luego del cierre del local.

Durante sus 70 años de edad, Fran ha convertido aquello de «hablar sin rodeos» en una forma de arte. La docuserie es tronchante gracias a Fran y una maravilla cinéfila gracias a Martin Scorsese, que está detrás del guion, la dirección y la producción. La serie también cuenta con las intervenciones de Alec Baldwin, Spike Lee, Olivia Wilde y Toni Morrison. No se la pierdan.

Compartir el artículo

stats