Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los puntos sobre las uves

Que no existiera

Desearía en estos tiempos duros que personajes como Miguel Bosé no existieran. Quizá nos hubiéramos perdido alguna canción interesante de ese individuo, no digo que no, pero nos habríamos ahorrado a un esnob ignorante que se siente con el predicamento suficiente como para contradecir el esfuerzo de profesionales que en muchos casos se están jugando la vida (algunos perdiéndola), cosa que el amigo Bosé no ha hecho ni hará. El éxito del mencionado cantante colombiano (es colombiano) no se debe, además y solamente, a su arte sino al rancio abolengo de sus padres, que lo supieron enchufar adecuadamente. Conozco músicos con productos mucho mejores y más dignos que sobreviven mal, y aún peor en estos tiempos. Por eso deseo eso: que Luis Miguel González no existiera.

Compartir el artículo

stats