Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Series

Tras las rejas del estado

Netflix ha estrenado esta semana «Desplazados», una miniserie que se centra en el drama de los refugiados de la mano de actrices como Cate Blanchet («El señor de los anillos») o Yvonne Strahovski («El cuento de la criada»)

Yvonne Strahovski, en una imagen de la serie 'Desplazados'.

Yvonne Strahovski, en una imagen de la serie 'Desplazados'. netflix

Resulta contradictorio que mientras vivimos en una sociedad cada vez más global, donde el comercio y la cultura no entienden de fronteras, seguimos utilizando la palabra «ilegal» para referirnos a personas que han cambiado de lugar de residencia. En el imaginario colectivo, estos ilegales suelen representar un peligro público. Sin embargo, su estancia en esta tierra prometida suele resultar más perturbadora que el paro, la desigualdad social y la heterogeneidad que los de origen tememos cuando contemplamos las imágenes de la entrada de inmigrantes por el estrecho. Hablo de los centros de detención de inmigrantes y la carrera de fondo a la que son sometidos por los gobiernos con tal de quedarse en un país como el nuestro. Ese ambiente opresivo está reflejado en Desplazados, la nueva miniserie de Netflix que se estrenó el pasado miércoles. A través de seis capítulos, la producción narra la vida de cuatro desplazados diferentes, llegados a una nueva tierra por diferentes motivos. La serie se centra en Australia, de donde es su productora ejecutiva: Cate Blanchet. La dama Galladriel de El señor de los anillos le ha cogido el gusto a producir en televisión. La australiana también forma parte del elenco, al igual que Yvonne Strahovski, una de las actrices de El cuento de la criada.

Producida por la Australian Broadcasting Corporation, Desplazados gira en torno a cuatro desconocidos en un centro de detención de inmigrantes en el desierto australiano. Una azafata de una aerolínea que escapa de una secta en los suburbios, una refugiada afgana que huye de la persecución, un joven padre australiano que escapa de un empleo sin salida y un burócrata atrapado en un escándalo nacional, cuyos destinos se cruzan en el centro donde están al borde de la cordura y donde forman conexiones entre sí.

La serie ha sido posible gracias a un encuentro fortuito entre Blanchet y Elise McCredie, una de sus amigas de la infancia. En el reencuentro, que tuvo lugar en 2013, se dieron cuenta de que ambas estaban comprometidas con el drama de los refugiados, por lo que surgió la idea de llevar a cabo una producción para concienciar a la sociedad australiana. Optaron por situar la trama a principios de los 2000, en una Australia en la que los centros de detención de inmigrantes aún operaban en el interior. Tal y como explica McCredie, "el modo en que este país trataba a los refugiados cambió tras el 11S. El miedo y la desconfianza transformaron la forma en la que los australianos miraban a todos aquellos en busca de asilo".

Uno de los papeles que más sorprenden al espectador es el de Sofie, esa mujer incomprendida por su familia que se involucra en una secta (liderada por Blanchett) y finalmente, en su huida, termina en uno de estos centros. La historia esta basada en el caso real de Cornelia Rau, una joven con trastornos mentales detenida ilegalmente en Australia durante 10 meses. Es una pena que la serie dure tan poco. Disfrútenla.

Compartir el artículo

stats