Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista virtual

Juníper Serra: "No se entiende: o santo o villano"

Juníper Serra: "No se entiende: o santo o villano"

Juníper Serra: "No se entiende: o santo o villano"

¿Qué tal, don Juníper?

Llámeme Miquel, que va a resultar más fácil...

¿Y por qué lo de Juníper?

Entre Miquel Josep y Juníper no hay color. Y cuando me ordenaron cura pude elegir nombre...

¿Y qué pasa, que no había más nombres?

Me va usted a decir ahora que la gente se acordaría más si yo fuera San Miguel que siendo San Junípero. ¡Venga ya!

Ya, ya, pero lo de Junípero...

Enebro. Eso es el juniperus, enebro. Que por mi pueblo había mucho.

Pues ya podría usted haberse llamado Peregil

Es que ya había más de un Pere Gil en mi pueblo.

O sea, Miquel Josep Serra Ferrer...

Eso es. De haber nacido en estos tiempos habría sido entrenador de fútbol del Betis, seguro.

El Papa Francisco le canonizó recientemente...

Se agradece. No es que sean unas stock options, pero se agradece que se reconozca lo que se ha hecho por la empresa.

Y ahora están derribando sus estatuas...

Personalmente como si se las meten por el blastoporo, la verdad. En cualquier caso, a ustedes no hay quien los entienda: o santo o villano.

Bueno, al Rey Juan Carlos estuvimos a punto de canonizarlo y ahora, como se descuide, igual acaba a la sombra con su yerno.

Ya le digo, que están ustedes como cabras.

Le acusan a usted de racista...

Le puedo asegurar que en mi siglo era racista hasta el Tato. Que hacía poco que habíamos descubierto que las mujeres tenían alma...

Eso fue un avance...

Bueno, ahora parece que tienen alma hasta los escarabajos. ... ¿sabe qué le digo? que yo creo que alma no tiene nadie, y mire que los de mi empresa se van a molestar...

Usted fue un as de las conversiones y los bautizos, ¿a quién convertiría ahora?

Pues le diré algo, convertiría a más de un obispo y a más de un cardenal. El Cañizares ese, por ejemplo. El Infierno se le va a quedar pequeño.

¿Y qué tiene que ver usted con los afroamericanos californianos?

¿Y a mí qué me cuenta? En 1750 le puedo asegurar que en California había más o menos los mismos negros que hay hoy en Petra.

Pues nada, don Miquel, vaya usted con Dios.

Le confesaré algo: todavía no Le he visto.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats