Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Helena Montes: "La arquitectura en Mallorca es el mar, que lo define todo"

Hace 4 años cambió el chip y puso su vida personal por encima de la laboral. Fue de las primeras mujeres en ser socia fundadora de un despacho de arquitectura

Helena Montes: "La arquitectura en Mallorca es el mar, que lo define todo"

Helena Montes: "La arquitectura en Mallorca es el mar, que lo define todo"

P No se considera una niña prodigio pero a los tres años ya ganaba su primer premio de dibujo. Y también la descalificaron de otros porque no se creían que lo hubiera hecho usted, sino algún adulto...

R Cierto, pero no creo que fuese una niña prodigio, sino muy disciplinada, aplicada y buena. Al menos eso dicen (Risas). Creo es algo que se lleva en la sangre, un don. Mi madre es escultora y desde bien pequeña estuve con ella en contacto con el mundo del arte. De ahí, mi pasión por la arquitectura.

P ¿Y por qué se decidió a estudiar arquitectura y no una carrera de bellas artes?

R La verdad es que, al ser tan aplicada con los estudios, lo que realmente quería estudiar era medicina, telecomunicaciones, ingeniería... pero claro, el diseño y el arte me tiraban mucho. Así que, leyendo e informándome un poco, vi que la carrera técnica más ligada al arte era la arquitectura. Y me matriculé sin saber muy bien qué significaba ser arquitecto.

P No había acabado el grado en Sevilla y ya la reclamaban para trabajar. ¿Cómo acabó en Mallorca?

R Resumiendo rápido, vine por amor. Lo cierto es que fue algo casual también. Uno de los profesores que tenía en la universidad, José Morales, iba a hacer un taller aquí en Mallorca un verano y me animó a que fuera con él. Fue la primera vez que cogía un avión. En ese taller conocí al que acabaría convirtiéndose en el que fue mi marido (el también arquitecto Pepe Vich). Nuestra relación comenzó en la distancia, luego me mudé a Barcelona para hacer mi proyecto fin de carrera junto a la arquitecta Carmen Pinós y luego me casé y me mudé aquí.

P Y así, siendo muy jovencita se convertía en una de las primeras mujeres de Mallorca en ser socia fundadora de un despacho de arquitectura...

R Eso me han dicho. La verdad es que tampoco le doy mucha importancia. Muchas veces me preguntan si el mundo de la arquitectura es machista y, yo creo, que ser mujer arquitecta es una ventaja, ya que podemos aportar una sensibilidad diferente.

P ¿Y, finalmente, fue de Mallorca de quien te enamoraste?

R Así es, mis ojos se abrieron a descubrir una ciudad maravillosa. Mallorca es una ciudad distinta a cualquier otra ciudad del mundo. Mar, montaña... Palma es, además, una capital muy abierta y acogedora, muy activa también a nivel cultural. Puede sorprender esto último que he dicho pero, al ser una capital pequeña, todo lo que ocurre está muy concentrado y lo puedes disfrutar más. En otras grandes capitales, toda la oferta queda mucho más disgregada.

P ¿Cómo definiría la arquitectura de la isla?

R Diría que la arquitectura en Mallorca es el mar, lo define todo. Luego podemos añadir que el centro histórico de Palma me parece fantástico. Es el pulmón de la isla. Una zona muy vivible, fresca, con muchas reminiscencias de otras ciudades mediterráneas, con esa catedral y ese Paseo Marítimo ligado al mar.

P Hablando de la fachada marítima y de las numerosas propuestas sobre qué hacer con ella. ¿Les han consultado los políticos a ustedes, los arquitectos?

R Creo que debería haber habido un estudio más exhaustivo basándose más en términos arquitectónicos y urbanos, que no en términos especulativos, por respeto a la imagen de nuestra ciudad y, por supuesto, contando más con la opinión del gremio de arquitectos de la isla. A parte de esto, la fachada marítima no es solo la zona de Gesa, se necesita pensar también más la zona de Porto Pi: hay muchos lenguajes distintos; por ejemplo, la zona más céntrica del paseo está muy densificada pero es cierto que al tener el puerto, la ciudad respira. ¿Peatonalizar todo el paseo marítimo? Yo no lo veo factible, la verdad. Se podría reducir el número de carriles pero no anular la circulación.

P ¿Hacía donde van los nuevos retos de su despacho?

R Me gustaría que desarrollásemos más nuestra arquitectura de interiores, a parte de afianzarla dentro de nuestro equipo. Se puede proyectar un edificio pero, si no potencias su experiencia interior, no has llegado a rematar la idea de la cual nació.

p. Es muy feliz trabajando pero ahora, cuenta, se dedica más tiempo a usted...

R. Y a mi hija, que es mi prioridad y este año deberá elegir universidad. Hace 4 años me cambió el chip. Me dí cuenta que llevaba trabajando toda la vida sin parar pero que mi cuerpo, mi mente y mi corazón querían hacer otra cosa. Así que desperté y empecé a buscar dentro de mí, mi parte más espiritual.

p. ¿Qué fue lo primero que hizo?

R. Ordenar mi armario con el método de Marie Kondo. ¡Me encantó!

Esta entrevista se realizó unas semanas atrás, antes de conocer la actual situación de emergencia sanitaria.

Compartir el artículo

stats