Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Reportaje

Deportes y apuestas, del juego al problema

Fútbol o baloncesto han encontrado en el patrocinio un alivio a sus economías y las empresas del sector del juego tienen en el deporte la mejor arma publicitaria para llegar a sus potenciales clientes

Imagen de uno de los 59 locales de juego en activo que hay actualmente en Palma.

Imagen de uno de los 59 locales de juego en activo que hay actualmente en Palma. pere joan oliver

Deporte y apuestas. Un negocio que ha multiplicado su presencia en los últimos años y que cada día gana más adeptos, con una actividad económica más que importante en una sociedad que se está acostumbrando a asociar el juego en el campo, en una pista, con el juego en las casas de apuestas, o a través del móvil.

Ya sea a nivel presencial o por internet, la facilidad para apostar está convirtiendo esta actividad lúdica en un problema. Tanto, que desde el Gobierno se intenta hacer frente a sus consecuencias ante la alarma social que se ha generado. Y también contra el fraude y los amaños, especialmente porque el Estado saca tajada de las empresas dedicadas a este sector; y por doble vía: cobra sus tasas para permitirles que puedan realizar su actividad y luego aplica los distintos impuestos (tanto a las empresas como al usuario, a los jugadores).

El fútbol, principal acaparador del foco mediático y el deporte más seguido, se ha convertido en los últimos años en el imán perfecto para acaparar clientes de las empresas dedicadas al sector del juego. De hecho, en la Primera División española son 19 los clubes que tienen algún tipo de acuerdo con casas de apuestas. Y casi la mitad de ellos -entre los que se encuentra el Mallorca- llevan su nombre en la camiseta, ya que son sus patrocinadores principales.

Pero no sólo el fútbol ha ingresado dinero del sector del juego. La Asociación de Clubes de Baloncesto (ACB) cerró el año pasado un acuerdo con 888sport y antes ya tuvo relación con Suertia o Sportium. Once de sus 18 clubes han firmado acuerdos con alguna casa de apuestas y dos las tienen como espónsor principal: Kirolbet Baskonia y Retabet Bilbao.

En el caso del Mallorca, en fútbol y por citar el caso más cercano, se cerró este pasado verano un acuerdo con Betfred, empresa del sector de las apuestas deportivas con más de 50 años de historia y más de 1.600 establecimientos en el Reino Unido. Una 'colaboración' que deja en las arcas bermellonas 1'2 millones de euros por cada uno de los dos años firmados. Un contrato de patrocinio que solo afecta al primer equipo, ya que en el Mallorca no han querido que sus equipos de categorías base luzcan publicidad de una casa de apuestas. Normalmente lo suelen hacer todos los clubes.

En la misma tesitura se encuentran el resto de equipos de Primera, la mayoría de los cuales reciben ingresos superiores a los del Mallorca. Real Madrid (Codere, unos 6 millones) y Barcelona (1xbet, unos ocho millones), con patrocinadores secundarios, y Valencia (Bwin, unos cinco millones) o Sevilla (Marathonbet.com, también 5), con patrocinadores principales, reciben mucho más que los bermellones de Betfred. El equipo de Son Moix también ha tenido relación con otras empresas del sector: Bet at home, con la que en agosto de 2010 firmó por dos años, y Betpoint, casa de apuestas balear que patrocinó al Mallorca en Segunda B (más de 100.000 euros) y la siguiente temporada en Segunda A (entre 400.000 y 500.00 euros).

En la Liga española únicamente un equipo se ha resistido a las casas de apuestas: la Real Sociedad. El club vasco hizo una consulta entre sus socios y 6.638, el 86%, se negaron a tener este tipo de patrocinador.

No es la Primera División la única en caer bajo los efectos del dinero procedente de las apuestas. De hecho, en la Premier League y el resto de categorías inglesas hay muchos clubes con acuerdos de patrocinio. Todo lo contrario de lo que ha ocurrido en Italia, que ha prohibido el patrocinio de las casas de apuestas en la Serie A.

Los patrocinios son para las casas de apuestas una forma como cualquier otra de promoción y de darse publicidad. Según datos de la Dirección General de la Ordenación del Juego (DGOJ), las empresas de juego online destinaron en 2018 unos 221 millones de euros a la promoción, publicidad y marketing.

Una inversión que tiene como contrapartida importantes ingresos. En 2018, según la DGOJ, la cantidad jugada en España solo en las apuestas deportivas fue de 9.311'4 millones de euros (un 23,5 % más que en 2017, el triple que cinco años antes). Y el GGR (Gross Gaming Revenue), o margen de juego -la variable que refleja más fielmente la actividad económica-, fue de 850'6 millones de euros (un 13,42 % más que en 2017).

Los deportistas son, junto a actores y otros personajes populares, el principal reclamo de los anuncios de la casas de apuestas, que van dirigidos preferentemente a un público joven y masculino. Así se desprende del Estudio y análisis de los factores de riesgo del trastorno de juego en población clínica española de 2017 coordinado por la DGOJ. También deja entrever en sus conclusiones que una de las variables "con efectos directos sobre la severidad de los problemas de juego han sido la edad de inicio precoz".

Es en ese aspecto, en la edad, en el que mayor hincapié se está haciendo desde diversas organizaciones y entidades, sean deportivas o no, para evitar que aumente el número de jugadores. Se intenta prevenir una "adicción sin sustancia" que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reconocido ya como una enfermedad.

Menores y juego

Amedeo Spadaro, presidente del San Francisco, tiene el honor de haber ganado una de esas batallas contra las casas de apuestas. Fue a raíz de una denuncia que interpuso contra Bet365 ante el Defensor del Menor de Balears, al detectar que un partido de su equipo juvenil figuraba en la parrilla de apuestas de esa empresa. Serafín Carballo admitió a trámite la denuncia y abrió expediente. El proceso culminó con la Resolución de 11 de julio de 2019, de la Dirección General de Ordenación del Juego, "por la que se prohíbe ofrecer apuestas sobre eventos que sean protagonizados exclusiva o mayoritariamente por menores de edad".

"En un partido de nuestro juvenil de División de Honor, Lleida-San Francisco, el empate a 3 goles se pagaba en las casas de apuestas a 60 euros. ¡Es tremendo! Si apuestas 1.000 euros te llevas 60.000, imagínate si no hay incentivos para delinquir", explica Spadaro, que añade: "Si llegamos a ser delincuentes, lo podemos amañar". "Si los adultos no saben resistir y no saben valorar, imagínate un jovencito", asevera. "Es por una cuestión ética", afirma en cuanto a los motivos por los que presentó la denuncia. "Encontré un vacío legal, que descubro casualmente. Me parece indignante que el legislador no proteja a los jóvenes", sentencia el directivo, que además es economista.

"El tema de las apuestas puede ser peligroso, por dos dimensiones. Primero, porque pueder dar lugar a una ludopatía; es una incitación. Y en segundo, porque crea las condiciones para, si así lo valoran, las personas terminen delinquiendo. Es fácil convencer a niños de 16 años, es un caldo de cultivo para delincuentes", destaca, e insiste: "Me parece indignante que la ley permitiera que se hicieran apuestas en partidos con menores".

¿Por qué las casas de apuestas lo hacían? "Porque diversifican el riesgo y aumentan las ganancias", responde Amedeo Spadaro, a la sazón profesor de Economía Pública en la Universitat de les Illes Balears (UIB), que se pregunta: "¿En qué sociedad vivimos? ¿Prima el dinero que pueden ganar las casas de apuestas o prima la salud de los jóvenes?". "Los beneficios económicos son muchos, pero el coste social es mucho mayor", incide.

El italiano recuerda que en diciembre asistió a la conferencia Sesión de Integridad para los capitanes de equipos de les Illes Balears, impartida por Alfredo Lorenzo, director de Seguridad e Integridad de la Federación Española (RFEF) y que organizó la Federació de Futbol de les Illes Balears (FFIB). Asistieron jugadores, técnicos y directivos, a los que Lorenzo explicó lo que no se puede apostar y sus consecuencias legales y penales. Relató casos concretos, ya con condenas, investigados en la actualidad (como la Operación Oikos) y habló de penas de hasta 4 años por amañar partidos. "Hoy en día no solo es que haya proliferación de centros físicos, es que con el móvil se apuesta dónde y cuándo sea", adviritó Lorenzo, quien insistió en que detrás de las apuestas ilegales "hay mafias detrás que captan jóvenes".

"Desde mi posición, intento educar a los jóvenes a conocer los peligros y los buenos valores cada vez que tengo ocasión", destaca Spadaro, que resume en una frase un problema que está creciendo y que es motivo de preocupación: "Es triste que uno de los puntos de socialización de los jóvenes sean las casas de apuestas".

Spadaro no es el único que advierte del peligro de la proliferación de estos locales. De hecho, en los últimos meses diversas asociaciones han dado la voz de alarma y el Govern, el pasado 10 de enero, aprobó la suspensión de nuevas licencias para la apertura de establecimientos de juego en Balears durante dos años, aunque esta moratoria no se aplicará a las cinco solicitudes que ahora están en trámite.

Sareiba, la asociación que agrupa a los salones de juego de las islas, estima que los ingresos del sector en Balears en 2019 serán de unos 25 millones de euros (diez más que en 2018), aunque Luis Cruz, su presidente, destaca que supone una recaudación bruta de 5 millones. Como dato a aportar, el Govern recaudará alrededor de medio millón.

Hay 148 locales en Balears

En Balears hay 148 salones de juego, cuatro bingos, tres casinos y un local específico de apuestas, según datos de la Conselleria de Transición Energética y Sectores Productivos que tiene al frente a Juan Pedro Yllanes. El Ajuntament de Inca ya anunció que modificará el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para limitar la apertura de nuevas casas de apuestas en la ciudad. Y en Palma, el Ajuntament trabaja también para limitarlos (hay 59 locales de juego en activo y cinco solo de apuestas). Cabe recordar que Cort ha concedido 14 licencias a establecimientos de este tipo en los últimos cinco años.

Pero no sólo preocupa el número de establecimientos, también su ubicación. Hace unos días la Federació d'Associacions de Famílies d'Alumnes de Mallorca (FAPA Mallorca) denunció lo cerca que se encuentran muchas casas de apuestas de la isla de centros educativos, muchas a escasos cien metros, la distancia mínima que establece el decreto 42/2019 aprobado en mayo de 2019.

En ese mismo acto, en una mesa redonda sobre casas de apuestas y juego online, Júlia Monge, psicóloga clínica de la asociación Juguesca (centro de tratamiento de las adicciones) advirtió de un incremento anual del 26% de casos de jugadores adictos desde 2017 y de un alza del 21% en los menores de 25 años.

Este aumento en el número de jugadores preocupa en la Conselleria de Saut i Consum, y más en concreto en la Direcció General de Salut Pública i Participació. "Consideramos que es un problema, ha habido un cambio de tendencia y se está viendo que la actividad crea adicción", afirma Xisca Bibiloni, coordinadora autonómica de Drogas. "Antes el juego era presencial, pero ahora hay más facilidad para acceder, porque se puede jugar online. Y luego está la publicidad, que es bastante agresiva. Es muy visual, engancha€ es donde se ha creado más peligro",explica Bibiloni, que destaca que se ve "en muchos espacios, incluso en tramo infantil como pueden ser partidos de fútbol".

"Hay que poner más filtros, regular más. Creemos que es necesario que la publicidad esté regulada", agrega, y añade: "Quizás es algunos años se elimine del todo", indica, aunque recuerda que "Salud tiene pocas competencias para regular" sobre el juego. Le corresponde a la Conselleria de Transición Energética y Sectores Productivos, que trabaja en un borrador de una nueva Ley de Adicciones. "La anterior es de 2005 y está anticuada, obsoleta", concluye Xisca Bibiloni.

Compartir el artículo

stats