Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Memorias de la cocina

Navidad, una fiesta pagana cristianizada

Navidad, una fiesta pagana cristianizada

Navidad, una fiesta pagana cristianizada

Nuestra cultura de tradición cristiana, celebra el 25 de diciembre de forma solemne el nacimiento de Jesús de Nazaret, la Navidad, aunque muchos expertos afirman que el origen de la fiesta nada tiene que ver con este natalicio, sino más bien con eventos paganos precristianos. En Roma se vivían con intensidad las celebraciones de Saturno, a lo largo de la semana del solsticio de invierno, que llegaba a su máximo esplendor el mismo 25 de diciembre.

La fiesta del nacimiento de Jesús no estaba incluida, en los primeros siglos de la cristiandad, en el listado de efemérides religiosas y los fieles celebraban la Epifanía (los Reyes) y no el natalicio que, por otra parte, algunos teólogos situaban entonces hacia el 25 de mayo y no en diciembre. Fue el papa Julio I quien solicitó en el año 350 que la festividad se situara en esta fecha, algo que el siguiente papa decretó cuatro años después. La intención era clara: cristianizar una fiesta pagana entre otros motivos, para facilitar que los romanos pudieran convertirse a la nueva religión sin abandonar sus antiguas festividades; para ello fue suficiente con cambiar el signo de las mismas. Quizás la conversión al cristianismo de Constantino I el Grande influyera en esta decisión.

Con el tiempo va perdiendo el sentido religioso en beneficio, casi exclusivo, del comercial. Pronto se relacionó la Navidad con la buena mesa.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats