Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Viajes

Viaje a la Galicia no tan conocida

Un recorrido por la mancomunidad de O Salnés en plenas Rías Baixas

Balneario del Gran Hotel La Toja.

Tierra de pazos y abadías, de playas, rías y montes de pinos y tojos, de buen vino y mejor marisco... Tierra de balnearios y barcos, de contrabandistas y santos, la región de O Salnés en el suroeste de Galicia representa lo mejor de esta comarca costera enmarcada en un bello entorno natural entre las rías de Arousa y de Pontevedra, en el corazón de las Rías Baixas gallegas. Es uno de los destinos turísticos más importantes de Galicia gracias a su amplia oferta turística, a sus múltiples recursos y a la variedad y a la belleza de sus islas y playas. No es tarea fácil marcar el inicio de la ruta por esta tierra llena de sorpresas, pero tal vez un buen comienzo sea Cambados, capital del Albariño y punto central de la región, y allí su descomunal plaza de Fefiñanes, en la que destacan un pazo con su torre de homenaje y la iglesia de San Benito que dan vida a este fantástico conjunto creado íntegramente con granito.

Playas y balnearios

No es mala idea tampoco coger un barco y cruzar a la cercana isla de la Toja, en el municipio de O Grove, al que está unida por un puente decimonónico, para disfrutar de su estupenda oferta de balnearios, naturaleza, gastronomía y ocio. Su agradable clima permite la visita en cualquier época del año. Aquí se encuentra uno de los balnearios más famosos de España, el Gran Hotel La Toja. Las propiedades de sus aguas minero-medicinales son muy beneficiosas.

Desde la Isla de La Toja hay que acercarse a la localidad de O Grove, que cuenta con un montón de playas, como la de La Lanzada, que es una de las más grandes y populares de Galicia. Sus casi 4 kilómetros de largo y blanquecino arenal, se baña con las aguas del océano Atlántico, formando olas por las que cabalgan surfistas de todo el mundo. Enmarcando este entorno de postal, la playa se rodea de frondosa vegetación y rocas puntiagudas que se adentran en el mar. Al santuario que se encuentra en ella acuden las mujeres infecundas, pues antiguas leyendas confieren a sus aguas la virtud de influir en la fertilidad.

Beber... y también comer

Y si tantas visitas despiertan la sed y el apetito, no hay que preocuparse, se está en el mejor lugar. O Salnés es un buen ejemplo de la mejor gastronomía gallega, que a su vez es un auténtico referente en España y en el mundo. Cuenta con una gran variedad de platos típicos y una excelente calidad en sus materias primas. El marisco de calidad por excelencia es el que se captura en la costa gallega. Los expertos sostienen que las condiciones de agua, temperatura y oleaje que se dan en estos fondos marinos hacen que los crustáceos y bivalvos posean un auténtico sabor a mar siendo todo un referente en este sector.

Otra experiencia inolvidable para acabar este viaje puede ser, sobre todo para los amantes de la serie Fariñas, hacer una cata de vino en el mítico Pazo Baión, que perteneció a Laureano Oubiña y a Esther Lago. Actualmente, en el Pazo se elabora albariño y se organizan visitas a sus bodegas y viñedos.

Compartir el artículo

stats