Suscríbete 4 Billetes GRATIS Diario de Mallorca

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medio ambiente

Nuevas tecnologías para los nuevos visitantes

Las aplicaciones móviles son un gran aliado para detectar especies invasoras. Su identificación precoz, clave para su erradicación

Mosquito tigre.

Unas relaciones comerciales cada vez más globales, un intercambio de mercancías cada vez más común y un incremento paulatino de las temperaturas son aspectos que han facilitado la introducción de nuevas especies en nuestro hábitat que, en muchos casos, acaban provocando verdaderos estragos a la fauna y flora locales. El cangrejo americano, el caracol manzana, el Carpobrotus (planta comúnmente conocida como ´uña de gato´ o ´patata frita´), el picudo rojo, la procesionaria, el mosquito tigre o el Ailantus son solo algunas de las nuevas especies que han empezado a convivir con nosotros. Muchas de ellas son exóticas pero no todas las exóticas son invasoras cuando se introducen en nuevos espacios geográficos de forma accidental o intencionada. En la actualidad, hay muchas incógnitas abiertas sobre cuáles son los mecanismos implicados en las invasiones biológicas en el mundo vegetal.

Algunas especies invasivas tan agresivas como Carpobrotus edulis, presentan crecimiento clonal, es decir, un tipo de reproducción no sexual para estructuras que no son las semillas y que puede contribuir a la capacidad invasora de las plantas. La reproducción clonal, muy extendida entre diferentes taxones vegetales, da lugar a una serie de módulos o descendientes (ramets, en inglés), genéticamente idénticos y capaces de sobrevivir de forma independiente o conectada. Tal como explica el profesor Sergi Munné Bosch, profesor titular del Departamento de Biología Evolutiva, Ecología y Ciencias Ambientales de la Universidad de Barcelona, "sin ninguna duda, la capacidad de crecimiento, la reproducción (tanto sexual como asexual o clonal), la dispersión y el establecimiento de nuevas plántulas son aspectos generales de la ecología vegetal que facilitan que algunas especies exóticas tengan capacidad invasora". La propagación clonal permite colonizar rápidamente espacios nuevos, competir de forma eficiente por la luz y ocupar el espacio de otras especies nativas. Si, además, las plantas invasoras se adaptan bien al nuevo ambiente que ocupan, pueden representar una amenaza grave para las plantas autóctonas.

Y es que crecer y morir en ciclos constantes y repetidos es una estrategia clave para el éxito de algunas plantas, entre ellas, el Carpobrotus edulis, una especie exótica e invasiva en muchos países de todo el mundo cuya táctica le permite invadir espacios nuevos sin dejar ni rastro de otras especies vegetales. Esta es la hipótesis innovadora que avanza la revista científica Trends in Plant Science en un trabajo firmado por Munné junto con Erola Fenollosa -primera autora del trabajo y también miembro del citado Departamento de la UB- y Deborah A. Roach, de la Universidad de Virginia (Estados Unidos). La planta es originaria de Sudáfrica y se distribuye hoy en día por diferentes continentes. En la Península está causando un gran impacto ambiental en dunas, arenales y acantilados del litoral cantábrico (Asturias, País Vasco, Galicia), mediterráneo (Costa Brava, Delta del Ebro, Menorca) y suratlántico. Se multiplica rápidamente y si no se controla, dificulta la regeneración de especies nativas y favorece la progresión de otros especímenes invasivos.

Las nuevas tecnologías

La rápida introducción de las especies invasoras hace que su detección inicial de su presencia sea fundamental para atajar su proliferación. Y en este caso las aplicaciones móviles son unas grandes aliadas. Es el caso del proyecto www.AtrapaelTigre.com, desplegado en toda la ciudad de Barcelona a través de la aplicación móvil Tigatrapp. A través de la página web www.atrapaeltigre.com se pueden conocer todos los detalles de esta iniciativa científica, que permite una mejor vigilancia y control del mosquito tigre presente en la ciudad desde hace 10 años. Una aplicación que también se está utilizando a nivel balear.

La participación de vecinos y vecinas a través de sus dispositivos móviles permite descubrir muchos más detalles de los lugares donde puede criar el mosquito tigre en los diferentes distritos de la ciudad, y en especial de aquellos espacios o recipientes donde los mosquitos se estén reproduciendo y se detecten larvas: imbornales, fuentes ornamentales, bidones, etc. Todos los datos recibidos mediante la aplicación, que incluyen fotografías geolocalizadas, se ponen a disposición libre y en tiempo real en los mapas interactivos de la página web de AtrapaelTigre.com. Los servicios de vigilancia y control de la especie en Barcelona, ??que en todo el espacio público de la ciudad corresponde a la Agencia de Salud Pública de Barcelona, ??utilizan estos mapas para priorizar y organizar las diferentes actuaciones de vigilancia y control que lleven a cabo en la ciudad. La aplicación móvil Tigatrapp fue creada por los impulsores de AtrapaelTigre.com, un proyecto de ciencia ciudadana coordinado por el Laboratorio de Ecología del Movimiento del Centro de Estudios Avanzados de Blanes del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CEAB-CSIC) y el CREAF.

"La aplicación permite disponer de una valiosa información para mejorar la vigilancia y el control de esta especie en la ciudad. Debemos recordar que el control es una responsabilidad de todos, dado que esta especie se reproduce mayoritariamente en las propiedades privadas donde dispone de una gran variedad de pequeños recipientes que en algún momento pueden contener agua", explica Tomás Montalvo, responsable del Programa de Vigilancia y Control del Mosquito Tigre de la ASPB. El proyecto cuenta con la colaboración de la Obra Social "la Caixa", del programa de Ayudas a la Investigación Recercaixa, del Ministerio de Economía y Competitividad y de la empresa Lokímica. Con anterioridad ha recibido ayudas de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) y de la marca Bloom.

Una especie que hay que controlar

El mosquito tigre (Aedes albopictus) es una especie exótica invasora que produce picaduras molestas y que podría transmitir enfermedades si se dan determinadas condiciones. Vive en áreas urbanas, vuela bajo y pica de día. Son característicos su color negro con franjas blancas, y una raya blanca en la parte superior que le recorre la cabeza y tórax. La manera más eficiente de controlar el mosquito tigre es evitar que se reproduzca, y esto se consigue eliminando sus lugares de cría. El mosquito tigre pone los huevos en recipientes pequeños con agua acumulada. Se reproduce principalmente en las propiedades privadas por lo que hay que vigilar nuestra casa para no acumular agua en recipientes tales como macetas, cubos, bidones, regaderas, pequeñas balsas, etc.

Detección de la avispa asiática

A finales de 2015, el Laboratorio de Zoología del Departamento de Biología de la Universitat de les Illes Balears, con el apoyo de los apicultores, confirmó la presencia en Mallorca de la avispa asiática, una especie de avispa exótica invasora. La avispa asiática se alimenta de abejas, por lo que su llegada puede provocar un grave desequilibrio del ecosistema, dado que las abejas polinizan la mayor parte de plantas, tanto cultivadas como silvestres. Además, también puede convertirse en una grave amenaza para la apicultura. "Al compartir información sobre la detección de la avispa asiática con entomólogos ingleses, estos nos confirmaron que la erradicación de esta especie sólo es posible durante los dos primeros años a partir del momento en que entró, por lo que la elaboración de esta aplicación puede resultar clave en el proceso de gestión de esta invasora", explica la doctora Mar Leza, del Laboratorio de Zoología de la UIB.

A raíz de los primeros avistamientos de la avispa asiática se pensó que era necesario detectarla con la colaboración ciudadana. Así nació la propuesta de creación de una app que permitiera su detección. Por ello, dieciséis estudiantes de segundo, tercero y cuarto de la Escuela Politécnica Superior, EPS, de la UIB trabajaron a lo largo de tres días de manera intensa para desarrollar una aplicación móvil. Esta primera fase se hizo en colaboración con Habitissimo. "Se ha trabajado a contrarreloj, teniendo en cuenta que las avispas asiáticas han sido hibernando hasta ahora y con la llegada de la primavera despiertan de nuevo y seguirán siendo un peligro ambiental", explican fuentes de la UIB.

Posteriormente, la Cátedra Santander-UIB de Innovación y Transferencia del Conocimiento aportó tres becarios de la EPS que han trabajado con los investigadores de Zoología (Dra. Leza y Dr. Miranda), de la EPS (Dr. Guerrero) y del Servicio de Sistemas de Información Geográfica (SIG) y Teledetección (Dr. Ruiz) para crear la Vespapp y la web. Los becarios son: Juan José Martín, Camila Ángela Pérez y Carlos Tenorio.

APP para móviles

La Vespapp es muy fácil de utilizar. Para los usuarios de Android se puede descargar de forma gratuita desde Google Play. Para cualquier otro dispositivo móvil se dispone de una web vespapp.uib.es donde se pueden notificar las detecciones. Lo que proponen los investigadores es que, si alguien ve una avispa sospechosa de ser la avispa asiática, haga una foto con la app. La foto se envía de manera automática a los expertos, los cuales confirmarán rápidamente si se trata o no de la avispa asiática. En caso afirmativo, se pone en marcha un protocolo de actuación para detectar su ubicación, y hacer un seguimiento y control.

Todo ello con la colaboración de la Dirección General de Innovación e Investigación de la Vicepresidencia y Consejería de Innovación, Investigación y Turismo, y del Servicio de Protección de Especies de la Consejería de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca.

Compartir el artículo

stats