Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Memorias de la cocina

Cocina señorial, memoria humilde

En la búsqueda de recetas tradicionales de la cocina autóctona, las hallamos que no se corresponden o no pertenecen, en teoría, con la gastronomía tradicional de la clase social de quien nos las cuenta. ¿De dónde proceden, entonces? La respuesta suele ser similar en muchas de las ocasiones.

Hace ya bastantes años, de la mano del amigo Jaume Massanet, visitamos a una mujer que vivía en la extraordinaria residencia para gente mayor de Artà, antigua casa señorial de la familia Morell Font dels Olors. Nos atendieron muy amablemente tanto las religiosas como el resto del personal. Allí conocimos a Francesca Llaneras Villalonga, una anciana que nos contó su historia, semejante a otras muchas: emigración del padre a América, difícil infancia y subsistencia a base de trabajar desde la niñez. Su madre, ella y sus tres hermanas, servían de criadas en casas diferentes de Palma, alguna de ellas en casas de la nobleza. Su madre cocinaba en casa de don Jaume Salvà i Riera, esposado con una señora de la casa Fuster Valiente, de "Ca la Gran Cristiana", prima de los señores de Sa Torre.

Cuando Francesca tenía sus horas libres visitaba a su madre en tan noble palacete palmesano. Allí preparaba docenas de recetas que llevó siempre en su memoria y que aprendió ayudando a su madre. Pese a los años transcurridos, no se le olvidaron jamás e incorporó estos platos a su recetario.

Compartir el artículo

stats