27 de agosto de 2009
27.08.2009
Gastronomía

1.000 maneras de comerse un sándwich

Un padre británico se ha convertido en la última sensación en Internet de la mano de sus originales y espontáneas creaciones culinarias, creadas para aumentar el apetito de sus hijos y hacer más agradable la hora de la comida

27.08.2009 | 20:04
Algunas de las demostraciones culinarias que se ofrecen en la web "funkylunch.com".
Más de 10.000 personas visitan cada día la página web "funkylunch.com", en la que Mark Northeast, de 36 años, muestra sus mejores creaciones, entre las que destacan un cocodrilo a base de paté, salchichas y pepino, un pez "Nemo" de zanahoria o un piano confeccionado con pan de molde, jamón, queso y pepino.

Según explica su creador al diario vespertino "Evening Standard", la idea nació un día en que su hijo pequeño se negó a comer, pero se ha convertido ya en una afición que podría transformarse próximamente en negocio.

"Estoy planteándome la posibilidad de crear tartas con forma de castillos y hacer menús a medida", explica Northeast, que indica también que ha contactado con el prestigioso chef británico Jamie Olivier para que le aconseje en esta nueva andadura.

Así, este ingenioso padre de familia pretende desterrar el uso de la frase "con la comida no se juega" y aprovechar la imaginación "para animar a los más pequeños a que coman de la forma más saludable posible".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!