30 de junio de 2009
30.06.2009
sociedad

La mallorquina Kika Simó trabaja por la escolarización en Calcuta desde su ONG

30.06.2009 | 01:11
Kika Simó, en su centro de Topsia, con algunos de los alumnos.
Kika Simó, mallorquina de cuarenta años. Conoció la India, Calcuta, durante la Navidad de 2006. Un año después fundaba la asociación Los niños de Topsia, un proyecto que arrancó "modesto" con la intención de "intentar satisfacer la creciente demanda de escolarización" de uno de los barrios más pobres de la ciudad. No fue un capricho, fue una necesidad localizada en consenso con las familias lugareñas. Desde entonces vive dividida entre aquí y allí, seis meses en cada lado. Ahora está en Palma, trabajando, ahorrando y buscando apoyos para apuntalar un centro desde que el prepara –con ayuda local– a los más pequeños de Topsia para su ingreso en la escuela oficial.
"Necesito más ayuda, cada vez es más difícil esta ahí". Simó no pide millonarias utopías solidarias. Se conforma con socios dispuestos a colaborar con un mínimo de diez euros mensuales. "Con muy poco se puede hacer mucho", descubre y practica. Se puede garantizar que un chaval acceda a cursar primaria con una mínimas garantías de adaptación y éxito. "No se trata sólo de prepararlos para la escuela", matiza. La mallorquina suma a su compromiso "seguimiento" individual para cada niño, traducido en el pago de sus matrículas oficiales, la ayuda con los deberes o el contacto emocional.
"Todo funciona de maravilla, si no no merecería la pena seguir". A pesar de la escasez de medios, Kika Simó está contenta con los resultados obtenidos, acicate para seguir. Recuenta y le salen ya una treintena de niños escolarizados, cuarenta más en disposición de poder hacerlo en un futuro próximo. El mérito lo reparte honesta con su equipo de profesores –oriundos de Calcuta– de momento cuatro, igualmente comprometidos con la causa. Ellos se encargan de gestionar las cosas en Topsia cuando ella no está. También con los voluntarios, mochileros, que aportan su granito de arena puntual a cambio de nada.
Simó regresará a Topsia el mes de Noviembre para seguir trabajando con lo ya ha conseguido hasta el próximo abril. Un "sueño" futuro, revela, construir una escuela oficial. Más inmediato, más accesible, la creación de talleres para las madres de los niños. Los interesados en conocer más su labor, en ayudarla, pueden visitar la asociación en http://thechildren
oftopsia.weebly.com/
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine