10 de julio de 2008
10.07.2008
sociedad

Un juez manda dejar de alimentar a una joven en coma desde 1992

10.07.2008 | 02:00
Beppino Englaro sujetando una foto de su hija Eluana.

La justicia italiana otorga el permiso a la familia de la víctima, que sufrió un accidente de tráfico hace 16 años

El debate sobre la eutanasia se ha reabierto en Italia tras una decisión judicial que permitirá interrumpir la alimentación de Eluana Englaro, una joven que lleva en coma más de 16 años, desde que sufriese un accidente de tráfico.
La Corte de Apelación Civil de Milán así lo ha decidido, a través de una decisión que califica de "inevitable" por la "extraordinaria duración" del estado vegetativo de la chica. El padre de ésta, Beppino Englaro, ve concluir con esta resolución una larga batalla para que se pusiese fin a su calvario y al de su hija. "Ahora la liberaremos", afirmó.
El caso, que guarda parecidos con el que hace unos meses protagonizó la joven estadounidense Terry Schiavo, vivió ayer su enésimo y quizás definitivo capítulo gracias a una resolución de la Corte de Apelación milanesa. El resultado es que se ha autorizado a la familia de Eluana a interrumpir la hidratación y la alimentación forzosa que se la ha estado dando desde el 18 de enero de 1992, cuando un accidente de coche la dejó en coma y que la mantiene postrada en una cama de un hospital de la ciudad de Lecco, al norte de Milán.
El tribunal ve esta decisión "inevitable" en vista de "la extraordinaria duración de su estado vegetativo permanente", según informaciones de La Repubblica.
Además, la Justicia argumenta que la joven, que ahora tiene 36 años, hubiera preferido ser desconectada a mantenerse con vida artificialmente, en base a sus convicciones éticas cuando se encontraba en estado de "plena conciencia".
Su padre llevaba pidiendo la interrupción del tratamiento desde 1999 y, como confesó nada más conocer la noticia, ha sido acogida con satisfacción por parte de la familia, que siempre ha preferido hablar de "libertad" en lugar de "muerte cerebral" o "eutanasia". "Ahora la liberaremos", declaró Beppino Englaro.

Debate abierto

La autorización judicial ha tardado diez años en llegar y lleva pareja un debate, el de la eutanasia, recurrente en Italia. El peso de la Iglesia Católica en el país transalpino ha condicionado enormemente la postura de la sociedad. De hecho, la petición de Beppino Englaro había recibido hasta ahora respuestas negativas por parte de la Justicia y las principales autoridades, a quienes remitió cartas, pero finalmente su última apelación ha logrado salir adelante.
La decisión difundida en el día de ayer permite tanto la interrupción de la hidratación y la alimentación como del tratamiento médico o de cualquier otro tipo de asistencia accesoria. "Durante el período en el que su vida se prolongará desde la suspensión del tratamiento", la Corte de Apelación de Milán determina que la familia cercana podrá visitar a Eluana.
En España, el ministro de Sanidad, Bernat Soria, aseguró ayer que ayudar a alguien a que ponga fin a su vida, el suicidio asistido, no se incluye en el debate que el PSOE abrió en su congreso sobre el derecho a morir dignamente y sin dolor, porque pertenece al Código Penal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine