"¡Eso es cantar, madre de Dios!, ¡Qué bárbaro!, ¡Fantástico!", son sólo algunas de las exclamaciones que se oyeron ayer tarde en el homenaje que le rendía la organización de la Temporada de Zarzuela del Auditorium de Palma al barítono mallorquín Francisco Bosch.

La fiesta en honor de una de las mejores voces líricas de la isla, que cuenta con una trayectoria de más de 70 años dedicados a la música, comenzó con la representación de La del manojo de rosas por parte de la Compañía de Ópera y Zarzuela del Teatro Lírico de Barcelona, con su orquesta dirigida por Josep María Damunt.

Tras la puesta en escena de esta obra se inició, en palabras de Rafael Oliver, productor de la Temporada de Zarzuela, "un merecido homenaje". En primer lugar, el director de la orquesta, con quién ya trabajo Bosch hace unos cuarenta años, recordó algunos de los momentos que compartieron y alabó la voz y el trabajo de tantos años de Bosch, que cumplirá en un par de meses los 90 años.

Una vez realizada la primera toma de contacto, Bosch se atrevió con dos piezas: Romanza de Don Manolito y ¡Ay mi morena! de Luisa Fernanda. Si con la primera los aplausos resonaron en todas las butacas del Aditorium, con la segunda el público estalló en júbilo. Todos en pie, aplaudieron y exclamaron piropos para el barítono y la profesionalidad que, a pesar de su edad, aún conserva Bosch.

La entrega del público se hizo presente en el escenario primero con un obsequio que le entregó el director de la orquesta, Josep María Damunt, que le regaló un cuadro con recuerdos de tantos años de profesión. Seguidamente, el propietario del Auditorium, Rafael Ferragut, le hizo entrega de una placa conmemorativa "que es un símbolo del agradecimiento no sólo del Auditorium, sino de todos los amantes de la música de esta isla, por el coraje, la dedicación y los más de 70 años entregados a la música", señaló Ferragut.

Una vez recogidos los presentes, el homenajeado apenas pudo contener la emoción y se marchó rodeado del agradecimiento y de los aplausos que reconocieron en Francisco Bosch a un gran artista y a una de las voces más relevantes del panorama nacional en el mundo de la lírica.

El barítono mallorquín seguirá recibiendo un reconocimiento en lo que resta de Temporada de Zarzuela del Auditorium, que ayer presentó La del manojo de rosas y La canción del olvido, las actuaciones previstas para hoy son Katiuska, a las 18 horas, y Los Gavilanes, a las 22 horas, cierra esta cita con la Zarzuela.