Al menos cinco personas, de las cuales una permanece hospitalizada, han resultado afectadas después de vacunarse en Tenerife contra la fiebre amarilla con una partida en mal estado, informaron fuentes de Sanidad. A la persona ingresada se le están realizando análisis para determinar si se trata de una reacción a una enfermedad anterior tras serle suministrada la vacuna o si su malestar se debe directamente a ésta.