La futura Ley del Libro, que se aprobará la semana que viene en el Congreso, ayudará a remontar el descenso de ventas sufrido en los últimos cinco años por el sector de las librerías independientes, cuyos ingresos han descendido más de un 10 por ciento, según aseguró ayer el presidente de CEGAL.

"La caída de ventas de las librerías independientes se debe a la aplicación de descuentos en los libros de enseñanza aplicados en 2000, por lo que la liberalización de estos precios contemplada en la nueva ley abrirá un escenario diferente y mejor", explicó ayer Fernando Valverde, presidente de CEGAL -Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros-, durante la presentación en la Feria del Libro del estudio anual Observatorio de la Librería.

En este sentido, los representantes de CEGAL y otras asociaciones gremiales de la industria del libro como FANDE, ANELE, FGEE y FEIGRAF, han convocado para hoy una comparecencia pública para analizar las cuestiones que afectan a la industria del libro, entre las que destacan "el retraso de la aprobación de la Ley del libro y el gasto en bibliotecas públicas".

Los ingresos totales de las librerías independientes -que incluye todos los puntos de ventas de libros a excepción de los comercios El Corte Inglés, FNAC, Casa del Libro y Crisol-, han pasado de más de 2 millones de euros de facturación en el año 2000 a 1,8 millones durante 2005, según indicó Xavier Cubeles, director del estudio presentado ayer, y que ha utilizado una muestra de 629 librerías.

La planificación del sistema de venta de los libros de texto (25-35% del total de ventas), que corresponde a cada comunidad autónoma, influye significativamente en los ingresos de las librerías independientes, según Fernando Valverde, quien citó como ejemplo positivo el "cheque-libro" de la Comunidad de Madrid.