La Associació per a la Revitalització dels Centres Antics (ARCA) criticó ayer la pérdida del molí aiguader de Son Groc. Situado en las cercanías del Estadio Balear, se hallaba en el perímetro de construcción de la urbanización Son Guells.

Las casas de Son Groc, a las que pertenecía el molino hidráulico, fueron derribadas en 2005. Ahora, se ha perdido el molino de esta propiedad. ARCA relata que los molinos "representan un símbolo de la Mallorca tradicional y son elementos protegidos en el catálogo municipal de Palma", protección corroborada por Patrimoni del Consell.

Irregularidad

Por ello, la entidad considera que "con bases legislativas, se ha cometido una irregularidad a la hora de derruir este molino".

ARCA reclama a la Comissió del Centre Històric de Palma y al Consell de Mallorca que cumplan con sus funciones "y sancionen al promotor con una multa ejemplar por haber atentado contra un elemento patrimonial protegido por el catálogo municipal". Igualmente, se defiende que se reclame al promotor de la urbanización la reconstrucción del molino.

La asociación agrega que existen otros precedentes recientes en Ciutat. En septiembre de 2006, denunciaron la destrucción de las casas de Son Neo (también llamadas de Son Malferit). En este caso, se respetó el cercano molino, pero se desmontaron las aspas.

ARCA presentó una reclamación a la gerencia de Urbanismo de Cort, pero la petición no ha obtenido respuesta. Defiende que "capítulos como éste no vuelvan a suceder y que la Administración actúe de forma competente y responsable, para no perder un legado, unos valores y una identidad que nos han formado como pueblo".