El filósofo y escritor José Antonio Marina dijo ayer que la acción es "el gran antídoto del miedo" en la presentación de su libro Anatomía del miedo. Un tratado sobre la valentía, donde también ha destacado que la valentía como respuesta al miedo es una "exclusiva humana".

Las cuatro respuestas al miedo que existen en el mundo animal, tal como ha explicado Marina, son la huida, el ataque, la sumisión y hacerse el muerto, estereotipos que comparte la especie humana ante el sentimiento de miedo, además de su exclusiva valentía.

"Con la valentía podemos obrar como si no tuviéramos miedo", ha destacado el escritor toledano, sentimiento que ha desmarcado de la impavidez y la temeridad porque "el valiente siente miedo, pero actúa como cree que debería actuar".

En cuanto a la vergüenza que puede provocar el hecho de tener miedo, el autor de Anatomía del miedo ha aconsejado hablarlo, entrar en acción y no acatarlo desde el psicoanálisis que, según ha dicho, "no funciona porque empantana más a la persona en la reflexión" de sus miedos.

En este sentido, Marina ha apreciado que los chicos adolescentes "están preocupados en ser cobardes" porque sentir miedo ha sido un rasgo de feminidad "inducido históricamente".

"Conviene decir yo no soy mi miedo porque yo no soy mis sentimientos", se ha esmerado en explicar el escritor para enseñar la naturaleza del miedo, un sentimiento "muy fácil de manejar, universal y poderoso que se mete en todos los niveles de nuestra vida", ha apostillado.

Tras recalcar que "podemos identificarnos con nuestros comportamientos pero no con nuestros sentimientos", Marina ha ejemplificado que "una cosa es tener miedo y otra ser cobarde" con la anécdota del valeroso mariscal de Turenne cuando antes de entrar en combate se puso a temblar y se dijo: "¿Tiemblas, cuerpo mío? Pues más temblarías si supieras dónde te voy a meter".

José Antonio Marina, autor también de obras como La inteligencia fracasada, se refirió a la especie humana como "la más miedosa que hay", porque esa virtud de doble vertiente que es la inteligencia, "que nos hace ser más poderosos y más vulnerables", también "nos hace tener miedo a peligros imaginarios", añadió el escritor y filósofo.