La fiscalía en el caso contra Michael Jackson, acusado de abuso de menores, dio ayer nuevos detalles sobre la acusación, que también incluye los cargos de secuestro y coerción a la familia del niño.

Durante una nueva audiencia preliminar celebrada en el juzgado de Santa María (California) sin la presencia del cantante, la fiscalía subrayó que Jackson sedujo al menor para que pensara que era "el tipo más majo del mundo".

Una seducción que utilizó para ganarse la confianza del niño y que así "se metiera en la cama con Michael Jackson", afirmó el fiscal adjunto del distrito, Gordon Auchincloss. También añadió que el cantante secuestró al menor y a su familia en su avión privado y se los llevó de "vacaciones" a lugares lujosos, aprovechando la noche para ocultar sus intenciones.

La misma acusación agregó que Jackson les forzó, tanto al menor como a su familia, a grabar un vídeo en el que le absolvían de cualquier posible acusación de pederastia.

Las acusaciones fueron vertidas a lo largo de un agitado intercambio de impresiones de la fiscalía y la defensa frente al juez encargado del caso, Rodney Melville.

Jackson, de 45 años, está acusado de abuso de menores, proporcionar bebidas alcohólicas y conspiración en el secuestro.

El llamado rey del pop se encuentra en libertad bajo fianza de tres millones de dólares a la espera de un juicio fijado para el próximo 13 de septiembre.

Entre los motivos de discusión en la sala estuvo la solicitud de la defensa de que el proceso se postergue "al menos cuatro meses", ya que el caso es "inusual y complejo".

"La mera idea de que (la familia) estuvo secuestrada y forzada a viajar en un avión privado a Florida para socializar con estrellas como Chris Tucker es completamente absurda", señaló el abogado defensor Thomas Mesereau.