Desde primera hora de la mañana de ayer, el Norge, yate real de Noruega, de 1.786 toneladas de desplazamiento, se encuentra atracado en el muelle principal de la estación naval de Portopí. El buque llegó sin su tripulación habitual, ya que el rey Harald V de Noruega, que lo utilizará como residencia con motivo de su participación en las próxima regatas, el Trofeo Breitling y la Copa del Rey, Trofeo Agua Brava, como lo ha hecho en ediciones anteriores, se desplazará a Mallorca, según parece, la próxima semana, en un avión de la fuerza aérea noruega. Harald V de Noruega participará en las citadas competiciones náuticas, a celebrar en aguas de la había palmesana, a bordo de su nuevo velero Fram. La tripulación de este velero de alta competición, está integrada, en su mayoría, por oficiales de la marina de guerra noruega.

Poco después de que el yate real Norge quedara atracado en Portopí, muy cerca del muelle reservado en donde se encuentra situado el Fortuna, yate de la Familia Real española, se inició la actividad sobre su cubierta. Varias lanchas del fueron situadas en el agua, para realizar misiones de seguridad y apoyo al velero Fram.

Las clásicas líneas del yate real Norge, en sus estancias en Portopí, siempre llama la atención de los paseantes. Su primer propietario fue el magnate británico lord Sopwith, que lo encargó a unos conocidos astilleros del sur de Inglaterra, estrenándolo en 1937, con el nombre de Philante. En 1947, el pueblo noruego se lo regaló a su rey, Haakon VII.