El secretario general de la ONU, Kofi Annan, instó ayer a los estados a movilizar sus recursos e implicar a todos los sectores de la sociedad en la lucha contra el sida, enfermedad que se ha convertido en una amenaza para el desarrollo. Este fue el mensaje lanzado por Annan en la inauguración de la XV Conferencia Internacional sobre el Sida, que tiene por lema Acceso para todos, en alusión a los fármacos antirretrovirales que controlan la enfermedad.

La Conferencia de Bangkok empezó ayer sin la presencia de jefes de Gobierno, salvo el del país anfitrión, Tailandia, y con la asistencia de más de 15.000 delegados de alrededor de 160 países, que durante esta semana debatirán las estrategias y políticas de prevención del sida.

El argentino Pedro Cahn, de la Fundación Huésped y jefe de Infectología del Hospital Fernández, fue elegido presidente de la Sociedad Internacional de Sida (IAS, siglas en inglés), formada por 10.000 científicos de 130 países.

En su intervención, Annan pidió que haya un liderazgo más firme y al más alto nivel, capaz de movilizar todo el aparato del Estado, "desde los Ministerios de Finanzas hasta los gobiernos locales, y desde los Ministerios de Educación hasta los de Defensa".

También consideró que hay que implicar a todos los sectores sociales en la lucha contra esta enfermedad, desde las empresas a la sociedad civil y a las personas que viven con el VIH-Sida. Insistió en que el liderazgo debe alcanzar también a quienes no tienen el poder y se ocupan por ejemplo de que sus parejas utilicen siempre los preservativos, y a los padres, los maestros, los sanitarios o los formadores que "saben escuchar a las personas sin juzgarlas".

El primer ministro de Tailandia, Thaksin Shinawatra, en su intervención con motivo de la inauguración, alertó de que el mundo se encuentra ante "una situación de emergencia" y consideró vital que todos los gobiernos puedan facilitar tratamientos antirretrovirales a los enfermos.