Los profesionales del lamento no le concedemos tregua, ni en verano, a nuestra santa indignación por el malestar de Mallorca. De ahí nuestra irritación, ante el diluvio de jóvenes profesionales que se apuntan a la queja creativa, y utilizan la desgracia del entorno como estímulo. Visto el reparto del disco, por lo menos no nos ha tocado Sting. Este Tiziano que pinta mucho, demostrará que la isla da mejor en vídeo, donde la edición alisa las arrugas y recrea una geografía casi euclídea. El mensaje, que nuestros visitantes nos consuman a distancia. Teleturistas, así se ahorrarán nuestras lágrimas.