Oftalmología

¿Es adecuado el uso de colirios blanqueadores?

Utilizarlos puntualmente no aumenta la presión intraocular, pero abusar de ellos hace que el enrojecimiento aumente

29.11.2012 | 18:18
¿Es adecuado el uso de colirios blanqueadores? ¿Es adecuado el uso de colirios blanqueadores?

En multitud de ocasiones, me han preguntado en la consulta los pacientes, sobre la conveniencia o no, del uso de varios colirios que se anuncian en los medios de comunicación con relativa frecuencia, como tratamiento del ojo rojo multicausal (tabaco, uso excesivo ordenador, piscina, lentes de contacto?).

Mi respuesta siempre es la misma. Utilizarlos de forma puntual y esporádica no es deletéreo, ya que no aumentan la presión intraocular ni son cataratogénicos, pero su uso prolongado puede causar paradójicamente que ese enrojecimiento que tratamos de erradicar, aumente y se cronifique.

¿A qué es debido esto?

Muy sencillo, la parte blanca del ojo (esclerótica) está recubierta por una membrana protectora transparente denominada conjuntiva, con unos pequeños vasos apenas visibles.

Cuando ésta sufre una agresión, la respuesta fisiológica conlleva un aumento del aporte sanguíneo y un aumento del calibre de esos vasos, originándose una hiperemia (enrojecimiento), pudiéndose acompañar de síntomas como escozor, sensación de cuerpo extraño y quemazón. La etiología del ojo rojo es muy amplia, siendo las causas más frecuentes el ojo seco, la blefaritis y las conjuntivitis.

El oftalmólogo es el profesional encargado de identificar y tratar el problema de base del ojo rojo. Si por nuestra cuenta y riesgo instilamos colirios blanqueadores, produciremos un celéreo blanqueamiento inicial (ya que estos colirios contienen fenilefina en una concentración baja -0,125%- con un potente efecto vasoconstrictor, y sin ningún efecto midriático la fenilefina al 10% se utiliza en consulta para dilatar la pupila con fines diagnósticos).

Con esto estamos engañando la respuesta fisiológica de la que antes hable, y el organismo liberará más mediadores que hacen el efecto contrario, para restablecer el equilibrio, originándose hiperemia, no como respuesta a una agresión, sino como una manifestación crónica.

Por ello necesitaremos más colirio, produciéndose un círculo vicioso. Conclusión: Ante un ojo rojo, siempre hay que acudir al oftalmólogo, para el diagnostico y tratamiento del mismo, y no automedicarse.

Salud

Echedey Pérez.
Charla con Echedey Pérez, experto en nutrición deportiva

Charla con Echedey Pérez, experto en nutrición deportiva

El bloguero responderá este viernes, desde las 10 horas, a las preguntas sobre la alimentación más...

¿Qué revelas a través de los ojos?

¿Qué revelas a través de los ojos?

Diferentes indicadores ofrecen información sobre nuestra salud o estado mental

El 50% de las mujeres padece ataques de pánico o ansiedad

El 50% de las mujeres padece ataques de pánico o ansiedad

Sudoración o miedo extremo son algunos síntomas que se padecen - Además, pueden aparecer problemas...

Cómo reducir el colesterol en cinco pasos

Cómo reducir el colesterol en cinco pasos

Nuestro estilo de vida es el principal aliado para combatir uno de los principales factores de...

Así cambia el sexo según la edad

Así cambia el sexo según la edad

El sexo nos acompaña desde que nacemos, aunque se vive de forma distinta en cada etapa de nuestra...

Siete ejercicios sencillos para ponerte en forma en poco tiempo

Siete ejercicios sencillos para ponerte en forma en poco tiempo

Si no eres un adicto a los gimnasios sigue estos consejos para mejorar fácilmente tu figura desde...

Síguenos también en...

 
Enlaces recomendados: Premios Cine