Subaru XV 2018

El coche total

Una de las cosas que más nos gustó y sorprendió del XV 2018 es la capacidad de absorción y amortiguación de la suspensión: convertía las pistas de tierra en tramos de asfalto

04.02.2018 | 02:45
El coche total

Pocos coches nos han sorprendido tanto últimamente como lo hizo la pasada semana el nuevo Subaru XV durante su presentación nacional, muy poco después de darlo a conocer internacionalmente. Lo de "nuevo" no es simplemente un término de marketing, ya que se trata de un vehículo hecho prácticamente desde cero en torno a una plataforma global de Subaru que se estrena en España con este modelo y que junto a tecnología de vanguardia, no sólo hacen a este SUV más confortable y capaz, sino principalmente más seguro
Hablamos de sistemas como la tracción total permanente Symmetrical AWD, el motor bóxer y nuevas tecnologías como el EyeSight, el X-Mode o el Active Torque Vectoring. Todo ello permite hacer del Subaru XV el SUV perfecto, ya que es muy cómodo y confortable en carretera, pero extremadamente capaz en tramos off-road. Tanto, que dejaría en evidencia a otros todocamino con carrocerías todoterreno en este contexto.
El nuevo XV mide 4.465 mm de longitud (+15 mm) y, gracias a la nueva plataforma modular global tiene una distancia entre ejes 30 mm mayor: de 2.635 a 2.665 mm. También aumentan las vías delantera y trasera en 25 y 30 mm, respectivamente. Ello supone más espacio a lo largo y a lo ancho para los pasajeros, pero también se ha ganado altura libre en las plazas posteriores y el portón del maletero ofrece una boca de carga más ancha que da acceso a un maletero de 385 litros.

En cuanto a ergonomía y conectividad, el puesto de conducción se ha organizado para facilitar la labor al conductor, con mandos, instrumentos, relojes y pantallas fáciles de usar, leer e interpretar. Hasta se ha mejorado la visibilidad optimizando el grosor de los pilares A y C más el diseño de los retrovisores exteriores. Asimismo, el nuevo XV está equipado con un sistema multimedia y de infoentretenimiento de última generación que incluye Apple Car Play y Android Auto. Eso sí, no existe posibilidad de integrar GPS, por lo que se tendrá que navegar a través de estos sistemas.

Amplio catálogo

Cuando llegue a los concesionarios a finales de este mismo mes, el XV se ofrecerá con tres niveles de acabado y dos motorizaciones gasolina distintas, si bien se seguirá vendiendo el ´actual´ XV diésel hasta verano. Ambas son de 4 cilindros y configuración bóxer longitudinal y disponen de sistema Auto Stop Start, lo que contribuye a reducir consumo y emisiones.
El primero de ellos es un 1.6 de 114 cv y el segundo un 2.0 de 156 cv. Los dos van unidos al cambio de variador continuo CVT Lineartronic que es ahora 7,8 kilos más ligero y goza de una mejor gestión la gestión del cambio al exigir una fuerte aceleración, ya que el motor no sube de inmediato al régimen de potencia máxima, sino que va ganando régimen de manera progresiva. En el caso del propulsor 2.0 cuenta con siete posiciones prefijadas y levas en el volante, mientras que en el 1.6 no se incluyen éstas y el número de relaciones se reduce a seis. El motor 1.6 se puede combinar con tres niveles de acabado: Sport, Sport Plus y Executive, mientras que el 2.0 sólo dispondrá de los dos últimos.
Desde la opción más accesible, el XV cuenta con un equipamiento envidiable, al incluir de serie en todas las versiones: sistema de ayuda a la conducción EyeSight, control dinámico del vehículo VDC, Active Torque Vectoring, X-Mode con control de descenso, climatizador automático con filtro antipolvo, 7 airbags incluido el de rodilla para el conductor, asientos delanteros calefactables, sistema de información y entretenimiento compatible con Apple Car Play y Android Auto y conexión Bluetooth reconocimiento por voz Siri Eyes Free, control de crucero y de crucero adaptativo, freno de mano eléctrico con ayuda al arranque en cuesta, volante multifunción con mandos de control de audio, sensores de luces y de lluvia, Bluetooth, conectores USB y auxiliar, ordenador de a bordo y respaldos traseros plegables 60:40. Y lo mejor de todo es que con todo esto y el motor 1.6, el nuevo XV está disponible desde tan sólo 21.900 euros.

El acabado Sport Plus añade cámara de visión trasera, faros delanteros y traseros LED con función adaptativa los delanteros, retrovisores eléctricos plegables, ventanillas traseras tintadas, barras de techo, pedales de aluminio, volante y palanca de cambios forrados en cuero con costuras naranjas, espejos de cortesía para conductor y acompañante, reposabrazos trasero con dos posavasos, climatizador dual con filtro antipolvo con ajuste por voz, pantalla central de 8" con equipo de audio con 6 altavoces, sistema de información y entretenimiento Subaru Starlink, doble puerto USB y display multifunción con pantalla LCD de 6,3".

El acabado Executive incluye sistema de detección de vehículo trasero y ángulo muerto SRVD, asistente de haz de luz HBA, llave de acceso inteligente con botón de arranque y acceso mediante código PIN. Por su parte, el acabado tope de gama Executive Plus añaden techo solar eléctrico, asientos de cuero con costuras naranjas y asiento del conductor ajustable eléctricamente en ocho posiciones con memoria. Por último, las versiones con motor 2.0 cuentan con llantas de aleación de 18" (17" para los 1.6) y cambio Lineartronic con levas en el volante.

TODOTERRENO

Si se entiende el término todoterreno como la capacidad de un coche para transitar por cualquier contexto, el XV sin duda debería ser considerado como tal. En la presentación tuvimos oportunida de probarlo en ciudad, carreteras secundarias, autovía y en exigentes pistas off-road, y en todas estas situaciones nos ofreció un comportamiento sencillamente extraordinario.
La primera sorpresa llegó en carretera abierta, donde sentimos por primera vez los beneficios de la nueva plataforma, ya que el nuevo XV no sólo es más estable, firme y seguro que su predecesor, sino que brinda una mayor calidad de vida a bordo gracias a una mejor aerodinámica general y a una casi nula sensación de velocidad, lo que acaba por transmitir una mayor sensación de seguridad y control al conductor.
Pero si en algo nos sorprendió el XV 2018 es en su capacidad off-road. Los responsable de la marcan nos prepararon un circuito extremadamente exigente que se complicó todavía más con las lluvias de los días anteriores, al convertir las pistas de tierra en auténticas charcas de barro. El primer test fue un largo recorrido por pistas forestales en la que la capacidad de absorción de las suspensiones nos dejó absolutamente estupefactos. ¡Parecía que bajo las ruedas hubiese asfalto! La segunda sorpresa fue la efectividad del sistema X-Mode.
Con los neumáticos (mixtos) completamente planos por el barro incrustado, el XV ascendía cuestas que parecían sencillamente imposibles de coronar y con el control de descenso bajaba tramos sin apenas despeinarse. Otros muchos todocaminos con carrocería todoterreno se hubieran quedado varados a las primera de cambio donde el Subaru pasaba sin problemas, demostrando la tradición y la especialización de la firma japonesa en la construcción de coches 4x4.

Otra parte de la prueba consistió en una pista de drifting, también en condiciones extremas en las que transitar ya era un reto, pero lejos de sufrir, el XV nos portó unos noveles de diversión extraordinarios.

Y a última parte del test fue una imponente gymkhana con altos ascensos y marcados descensos, grandes inclinaciones, dubbings, puentes... obstáculos que realmente imponían cuando se veían desde el exterior pero que a los mandos del VX se superaban con una insultante sencillez.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook


Enlaces recomendados: Premios Cine