Audi A1 1.6 TDI 90 CV S-Tronic

Ciudadano modelo

18.07.2017 | 01:49
Ciudadano modelo

El segmento de los utilitarios de corte premium tiene en el A1, todo un punto de referencia. El modelo de acceso a la gama Audi se ha consolidado en esta parcela del mercado del automóvil al haber trasladado a la perfección la imagen deportiva y los cuidados acabados de sus hermanos mayores a un concepto de movilidad compacta de gran agilidad y confort interior.

Un dinamismo y carácter exclusivo que se refuerza si se opta por el extenso abanico de paquetes de personalización que Audi ofrece. Éste es el caso del denominado S line, una oferta de equipamiento que refuerza el carácter del A1.

Esta dotación inicial ofrece al pequeño Audi una imagen exterior de lo más atractiva. Una presencia que se caracteriza por detalles como sus parachoques delantero y trasero específicos, la parrilla radiador en negro brillante, una franja lateral del difusor en gris platino, alerón S line en la tapa del maletero, inscripciones en las molduras laterales delanteras y en el umbral de las puertas, faros antiniebla, las llantas de 17´´ de diseño de 10 radios la y salida de escape cromada.

Asimismo, el habitáculo está presidido por unos excelentes asientos deportivos de gran sujeción, junto a otros elementos como el techo en negro, los pedales y reposapiés en acero o los diferentes distintivos S line repartidos por el interior.

Todo un despliegue de imagen y equipamiento que contribuyen a realzar el diseño ya de por sí deportivo del A1. Esta sensación de dinamismo se traslada de manera inmediata cuando uno se pone a su volante, independientemente de la motorización equipada. Los seis propulsores del Audi A1, cuatro de ellos TFSI y dos TDI, rinden entre 90 cv y 192 cv. Todos los motores son completamente nuevos o han sido perfeccionados. La mayoría de ellos han incrementado su potencia; al mismo tiempo, el consumo se ha reducido en hasta un 10%. Todas las versiones están disponibles con el S tronic de siete velocidades de forma opcional o de serie –en el 1.8 TFSI–; el cambio de doble embrague, caracterizado por la extraordinaria rapidez con la que lleva a cabo los cambios, puede utilizarse en modo automático o manual.

Dinamismo S line
El tren de rodaje aporta deportividad y agilidad a los dos modelos compactos. La nueva dirección electromecánica apenas consume energía, y proporciona al conductor la asistencia óptima en cada situación. La servoasistencia se reduce a medida que aumenta la velocidad.

El tarado de la suspensión deportiva opcional es más firme, pero con unos reglajes más confortables que en el modelo anterior. Un dinamismo aún mayor viene de la mano de la suspensión deportiva S line que forma parte de este exclusivo paquete opcional. Nuevo es también el sistema de conducción dinámica Audi drive select: con él, el conductor puede gestionar el rendimiento del motor, el S tronic opcional y los amortiguadores regulables electrónicamente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine