23 de mayo de 2016
23.05.2016
Consejos

Errores de maquillaje que te echan años encima

Hay una serie de pautas que hay que seguir para evitar aparentar más mayor

23.05.2016 | 22:26
Una joven se maquilla ante un espejo.

Nos gastamos un dineral en contorno de ojos, sérum, crema hidratante... Antes de irnos a la cama nos desmaquillamos y nos aplicamos crema de noche, bebemos 2 litros de agua y dormimos ocho horas y comemos tan sano que somos la envidia de un ángel de Victoria's Secret, es decir, nuestra rutina beauty es de libro. ¿Por qué entonces todo el mundo te echa más edad de la que tienes? Porque puedes estar cometiendo estos errores beauty:

1. Base de maquillaje muy densa. Son perfectas para tapar todo tipo de imperfecciones, pero si no la extiendes bien parece que la piel está acartonada. Es preferible usar una más ligera.

2. La manicura a lo Nicki Minaj. Esas uñas de gata XXL que llevan algunas celebs no son nada cómodas y mucho menos elegantes. ¡Si parecen las de Cruella de Vil!

3. Perfilarte los labios como si fueras Lydia Lozano. No estamos en los 90, pero como te perfiles los labios de un color mucho más oscuro que el de tu barra parecerá que has vuelto del pasado... ¡Vamos, que eres la versión mala de su madre!

4. La cara naranja. Que sí, que todas queremos estar morenas ahora que hace mejor tiempo, pero la solución no es echarte tres kilos de polvos de sol en la cara, a menos que quieras parecer Naranjito que, por cierto, es de 1982. Ahí queda eso.

5. Sombras de ojos hasta la ceja. Vale que cuando éramos niñas jugábamos a maquillarnos así pero hay que tener en cuenta dos cosas: éramos niñas y era un juego. Lo único que conseguirás así es verte el ojo más pequeño y nada favorecedor... ¡Y más si lo haces con un tono claro!

6. Las cejas muy finas. Olvídate, no eres Alaska. Las cejas depiladas hasta el extremo hacen que el párpado se vea más, por tanto, todos los defectos salen a relucir: patas de gallo, párpado caído...

7. No llevar máscara de pestañas. Parece una tontería, pero los ojos parecen mucho más grandes con un toque de rímel y el mejor ejemplo lo tenemos en Uma Thurman, que se olvidó ponérselo y todo el mundo se pensó que había pasado por el quirófano y que el resultado había sido pésimo, pero solo era un mal maquillaje.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
Enlaces recomendados: Premios Cine