Cuidados

Siete consejos para la puesta a punto después del verano

A la vuelta de las vacaciones, es aconsejable revisar la piel, cuidar la alimentación y retomar la práctica deportiva

11.08.2015 | 17:04
Después del verano es recomendable una puesta a punto.

 El verano es la gran época de cambio del año. No en vano nos esforzamos para lucirnos al sol durante toda la primavera. Cambiamos nuestros hábitos alimenticios, intentando perder algunos kilos de más y preparamos nuestra piel para que sufra lo menos posible los estragos de los rayos ultravioleta. Manicuras, pedicuras, incluso cortes de pelo para aliviarnos del calor complementan la famosa Operación Bikini, que cada año se termina con mayor o menor éxito.

A la vuelta de la playa, la montaña o incluso tras tomar el sol prolongadamente en las piscinas, es necesaria una nueva puesta a punto. El cirujano estético Moisés Martín Anaya ha identificado algunos pasos básicos para la renovación cara al otoño:

1. Acude a tu revisión dermatológica habitual.

La radiación solar resulta más agresiva cada año y es necesario que un experto revise si tienes alguna lesión de importancia. En cuanto a otras manchas en la piel, como lunares, melasmas (manchas oscuras) y lentigo solar, nada de aplicar remedios caseros. No son eficaces. No siempre desaparecen con medicina estética, pero, hoy por hoy, el láser se perfila como la mejor solución.

2. No te precipites a la báscula.

Durante tus días de vacaciones no te alimentas de la misma forma. Incluso puede que retengas líquidos con el calor. Espera a volver a tu rutina durante un tiempo, vete comiendo sano y sigue la dieta de MCM ( me como la mitad) y si ves que no logras perder el peso, entonces sí, acude a un nutricionista. Nada de dietas exprés. No son sanas.

3. La peluquería, lugar de visita obligado.

El pelo sufre por el cloro, el salitre marino y no se cuida como debería en playas y piscinas. Un buen tratamiento hidratante e incluso un corte de pelo te harán sentirte mejor. El factor psicológico de verse guapa y renovada influye para volver con ánimo al día a día.

4. La piel, en general, padece muchísimo los rigores del sol.

Cuando hayas disfrutado de tu bronceado, acude a realizarte un buen peeling y un tratamiento hidratante. La dermis tiene que renovarse para el otoño y el invierno. El peeling puede ser superficial, medio o profundo y el método para realizarlo debe ser elegido por el especialista de la clínica, una vez valorado tu tipo de piel y necesidades. En cuanto al tratamiento hidratante, Anaya recomienda Unstress, con elementos naturales y para todo tipo de pieles. Válido incluso para embarazadas.

5. Los pies, pobres pies.

Las chanclas son lo peor que pudo haberse inventado para ellos, afirma el experto. Talones agrietados e incluso algunas heriditas y marcas porque, al fin y al cabo, casi caminamos descalzos. Será necesario también un buen "lavado de cara". Hidratación y pedicura.

6. Tomar el sol en exceso favorece la aparición de arrugas y precipita en el envejecimiento facial.

Resulta bastante común que en agosto y septiembre comiencen a demandarse tratamientos de rejuvenecimiento del rostro. La recomendación de Martín Anaya en este sentido es el lifting biológico autólogo con hilos autogeneradores de colágeno. Otros tratamientos sin ingreso y eficaces son las infiltraciones de plasma enriquecido en plaquetas y los injertos con grasa autóloga del paciente.

7. Si tus vacaciones han resultado demasiado largas y sedentarias puede que tengas que atacar con algo más de ímpetu la celulitis y la flacidez.

Por supuesto que tienes que retomar la práctica deportiva para recuperar tono muscular y dotar a la piel de elasticidad, pero puede, advierte el doctor, que necesites ayuda de las máquinas estéticas indicadas para estos problemas. El sistema velashape está recomendado para la celulitis, la flacidez y la reducción de la circunferencia corporal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
Enlaces recomendados: Premios Cine