28 de octubre de 2016
28.10.2016
Magazine Fashion&Arts
Cosmética

Estée, Elisabeth, Helena: del potingue al emporio

Tres mujeres cambiaron el negocio de la cosmética y lo hicieron hablando con otras mujeres

28.10.2016 | 21:10
Estée Lauder posa en 1962 en Nueva York.

Su filosofía era simple: "Cualquier mujer puede ser bella". Era 1946 y la humanidad creía en el brillo de Hollywood sobre todas las cosas. Estée Lauder (bautizada Josephine Esther Mentzer en 1908) supo ver más allá. Ese glow podían conseguirlo todas. Creció en Queens, Nueva York. Rose, su madre, era húngara y su padre, Max, checo. Cuando estaba en el instituto su tío John vino a vivir con la familia y empezó a fabricar potingues caseros de textura aterciopelada en el horno de la cocina.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

El patio de la Gallery-Legacy Colakovic.
Belgrado, más allá de Abramovic

Belgrado, más allá de Abramovic

Un programa aspira a juntar el talento artístico de la región, disperso por el mundo

A doble o Nada

A doble o Nada

Cuando en los ochenta Jacques Courtin-Clarins soñaba con crear el cosmético más eficaz del mundo,...

Psicología del pelo

Psicología del pelo

Conocimiento de uno mismo y trabajo. Así podemos resumir la belleza real, sin idealizar, y con la...

"Las Nike se hacen mejor en Vietnam que en Italia"

"Las Nike se hacen mejor en Vietnam que en Italia"

Rem D. Koolhaas se saltó esa máxima, su título de Arquitectura y hasta el apellido de su tío, para...

Carta a mi madre

Carta a mi madre

Una historia de adicción y familia

Joyas para todos los días

Joyas para todos los días

La diseñadora rejuvenece el sector con piezas discretas y cotidianas que siguen siendo lujo

Enlaces recomendados: Premios Cine