04 de abril de 2018
04.04.2018
ÚLTIMO MINUTO
ETA reconoce el daño causado y afirma que "lo siente de veras" por víctimas
Tribunales

Cinco condenados por un accidente laboral que dejó cinco heridos en Alcúdia

El siniestro ocurrió en 2009, cuando una gran losa de hormigón cedió en las obras de la estación de autobuses

05.04.2018 | 02:45
Un agente de la Policía Local de Alcúdia, ante la obra donde se produjo el derrumbe de una gran losa de hormigón en marzo de 2009.
Cinco encargados de las obras de la estación de autobuses de Alcúdia han sido condenados hoy por el derrumbe de una gran losa de hormigón que en marzo de 2009 dejó cinco heridos. Los acusados han admitido que incumplieron el plan de seguridad y han aceptado sendas multas de 3.240 euros por delitos de lesiones imprudentes y contra los derechos de los trabajadores. 

El acuerdo al que han llegado con la fiscalía incluye la apreciación de la atenuante de dilaciones indebidas como muy cualificada por el tiempo que la causa estuvo paralizada en un juzgado de instrucción de Inca. El Ayuntamiento de Alcúdia deberá indemnizar, junto a las compañías aseguradoras, a los afectados como responsable civil de lo ocurrido, ya que era el promotor de la obra.

Los condenados son el gerente de la empresa Cimientos y Construcciones S.L., el jefe de obra, dos arquitectos y un ingeniero, todos ellos responsables de aplicar y garantizar las medidas de seguridad. Como han reconocido ellos mismos durante el juicio celebrado hoy, desoyeron el estudio de seguridad y salud elaborado para esa construcción, lo que a la postre provocó el accidente laboral. Los puntales se colocaron en la obra de forma indebida y con tableros intermedios que no habían sido proyectados para resistir las cargas, haciéndolos inestables. 

El siniestro ocurrió sobre las diez de la mañana del 10 de marzo de 2009. Un grupo de obreros estaba construyendo una gran losa de hormigón de 144 metros cuadrados en la segunda planta del edificio, a seis metros de altura. La estructura cedió debido a las graves deficiencias y cuatro trabajadores resultaron heridos al caer al vacío y un ciudadano que caminaba por la zona fue alcanzado por los cascotes.

La peor parte se la llevó un obrero que padeció un traumatismo craneoencefálico, fracturas en la mano, lesiones en un ojo y contusiones por todo el cuerpo. Estuvo dos semanas hospitalizado, tardó un año y medio en recuperarse y le quedaron diversas secuelas. Otro trabajador sufrió varias fracturas y tuvo que ser operado, tardando 501 días en sanar. Los otros dos empleados y el peatón sufrieron lesiones menos graves.

 
La fiscalía llevó a juicio a cinco responsables de la obra por delitos de lesiones imprudentes y contra los derechos de los trabajadores. El ministerio público solicitó en su escrito de conclusiones provisionales tres años y medio de prisión y una multa de 7.200 euros para cada uno de los procesados.
 
La dureza de estas penas quedó reducida ayer a la mínima expresión, gracias a un acuerdo sellado por la fiscalía y los letrados de los procesados. Los cinco acusados acabaron declarándose autores de los delitos con la atenuante muy cualificada de dilaciones indebidas  y aceptando el pago de multas de 3.240 euros, sin penas de cárcel. Todos ellos reconocieron los hechos y se mostraron conformes ante la magistrada del juzgado de lo penal número 2 de Palma, que dictó entonces sentencia de viva voz.
 
Los cinco condenados, las compañías aseguradoras de la constructora, la propia empresa y el Ayuntamiento de Alcúdia deberán indemnizar a dos de los perjudicados con 36.518 y 32.456 euros respectivamente como responsables civiles del accidente laboral. Los otros tres afectados habían renunciado ya a ser compensados.
 


Compartir en Twitter
Compartir en Facebook


Enlaces recomendados: Premios Cine